Ya estamos pasando agosto.  En el horizonte primaveral se vislumbra la continuidad de la pandemia, con difícil pronóstico de su evolución.  Pero la convicción generalizada de que es necesario reactivar la economía.  Y para eso la cuarentena es fatal.  Difícil además volver a los tiempos del confinamiento riguroso.  También es difícil prolongar el estado de excepción, al menos para todo el territorio nacional.  

El clima electoral asoma.  Plebiscito y aprontes de cara a las múltiples elecciones que tendremos en el futuro cercano: constituyentes, primarias, gobernadores, alcaldes, presidente y parlamentarios.  Se acabo hace rato el panorama de dos bloques.  En materia presidencial tendremos a JAK, uno de Chile Vamos, otro de los partidos afiliados a la social democracia, probable un DC, otro por el Frente Amplio y finalmente asomaría también Jadue, restando por ver si la gente de Mulet  y Meo lo apoyan.  Sin contar con los espontáneos.  

El debate constitucional puede engarzar con el debate programático.  Ese es el escenario optimista.  Que discutamos el Chile que queremos y como construirlo. Debate serio y documentado.  Pero no faltarán los ofertones y el desenfado por aparecer en los medios.  ¿Porque no otro 10%?  ¿Competencia de programas o de egos?

Sensación térmica para la semana

El invierno 2020 quedará en la historia como uno de los mas amargos de los que se tenga memoria.  2020 puede ser el año en que la mayoría de los estudiantes perdió su año escolar.  También será el año de los mas de 10 mil muertos.  ¿Se exigirá responsabilidad política?  Seguro que sí.  La soberbia oficialista de los primeros días le pasara la cuenta, no todo estaba planificado desde enero.  

La Araucanía mantiene el ritmo.  El centro de gravedad, luego de la huelga de hambre, pasan a ser los incendios, los múltiples incidentes, y la emergencia de una respuestano estatal: desde amenazas de camioneros hasta los llamados Húsares y el Comando Trizano.  El conflicto tiene otra lógica, otro tiempo.  ¿Seremos capaces de encauzar el tema de los pueblos originarios en la discusión constitucional?  No todo es reparto de tierra.

Gobierno entrando a su fase final.  Algunos voces dicen que este gobierno se acabo.  Pero gobernará más de año y medio más.   El problema será que cada día perderá mas la iniciativa política y su sector asumirá crecientemente una lógica electoral, en la que no es descartable que aumente el discolaje, como ocurrió con la votación del 10%.  Lo problemático es que en La Moneda no asumen esta realidad y piensan que con cadenas nacionales cada dos días se tiene la hegemonía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí