Este miércoles, el senador Alejandro Guillier, publicó una dura carta dirigida al General director de Carabineros, general Mario Rozas en la que plantea que no tiene experiencia ni las capacidades para conducir a la institución policial sumida en una profunda crisis generada por la corrupción y cientos de denuncias por abusos, sin considerar que arrastra años de cuestionamientos políticos que le han significado la pérdida de autoridad ante la ciudadanía, así y todo Guillier es lapidario con Rozas: “Destaca haber sido comisario de Las Condes y edecán presidencial, llegó al mando cuando pasaron a retiro 52 altos oficiales en pocos meses. Hay hechos que hacen evidente que no es la persona con el mejor criterio para hacer frente a estos enormes desafíos“.

El siguiente es el texto de la misiva del periodista senador:

“Los hechos de corrupción y violación de procedimientos son ya habituales en Carabineros. Una policía penetrada por la corrupción administrativa es presa fácil de la corrupción operativa. Evidencias inventadas, manipulación de cámaras, ocultamientos y otras prácticas son investigadas en sumarios internos que, es público y visible, rara vez resultan en algo.

Debemos revisar el “carácter militar” de Carabineros. Buscando disciplina y eficiencia se aplican criterios fuera de lugar, facilitadores de obsecuencia y encubrimiento. Se favorecen también violencia innecesaria, atropello a los DD.HH. e ineficiencia en el control del orden público. Más de 400 jóvenes con sus ojos mutilados dañan el alma de Chile. La seguridad preventiva del siglo XXI requiere mejor vinculación con los territorios y diálogo con la ciudadanía. Lo contrario a lo que vemos hoy.

Otro punto es el doble escalafón. Algunos privilegiados entran para ejercer el mando. Otros para ser mandados en las calles por 20 años. Estratificación social de otros tiempos, sin sentido en una policía moderna y poco atractiva para la juventud con otras oportunidades igualadoras socialmente, como la educación superior gratuita.

El general director Mario Rozas, en cuya carrera destaca haber sido comisario de Las Condes y edecán presidencial, llegó al mando cuando pasaron a retiro 52 altos oficiales en pocos meses. Hay hechos que hacen evidente que no es la persona con el mejor criterio para hacer frente a estos enormes desafíos.

He dicho y reitero: Carabineros de Chile requiere una intervención civil. Por ejemplo, con un exministro de la Corte Suprema que conduzca una profunda reestructuración o derechamente su refundación. El general Rozas parece no tener la autonomía, claridad y voluntad para dar el necesario paso al costado. Esta decisión urgente debe ser tomada por el Presidente de la República”, remata el senador Guillier

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí