El egreso progresivo de la cuarentena, la campaña del plebiscito junto al paro camionero y sus consecuencias, marcaran los próximos días.  A ello se puede agregar la situación de La Araucanía junto a las crecientes cuestionamientos al desempeño presidencial y las interrogantes por su salud.

La pandemia ha bajado de intensidad a nivel nacional, aunque algunas comunas se han complicado.  Amenaza la posibilidad de un rebote, como ha ocurrido en todos los países, pero también sabemos que se ha controlado en la mayoría.  El clima del plebiscito en cambio irá en ascenso, y su debate se entremezcla con la emergencia de las pre candidaturas presidenciales.  El eventual triunfo del Apruebo se vislumbra por los cada vez mas numerosos casos de miembros del oficialismo que se pronuncian  a su favorCaballo ganador amenaza con dejar a La Moneda en una soledad profunda.  

El paro camionero en cambio viola todas las disposiciones del estado de emergencia, pone en entredicho a los Jefes de Defensa designados por el Presidente en cada región.  Se prueba una vez mas que de nada sirve la fuerza militar si la autoridad política no la dirige, o la dirige mal.  Cuestiona la igualdad ante la ley, dado que a la mayoría de los ciudadanos se les aplica desde el toque de queda hasta el confinamiento obligatorio.  De paso, legitima que cualquiera demanda puede recurrir al uso de medidas de presión.

Sensación térmica: Septiembre viene enrarecido

Septiembre viene enrarecido.  Algunas ciudades en el sur empiezan a resentir escasez de combustible producto de los bloqueos.  Si no se desactivan, clima social y económico del país se deteriorará mas aún.  Un peligroso vacío de autoridad puede emerger.  No pocos destacan la convergencia entre las demandas de este movimiento y los proyectos de ley que la Moneda impulsa.

La Araucanía mantiene el ritmo.  La proliferación de fake en redes sociales también.  En los extremos, grupos de civiles radicalizados asoman mas cada día.  Nuevamente, se cuestiona el monopolio de la fuerza que es responsabilidad exclusiva del Estado.  Notoria ausencia de iniciativas políticas de parte del Estado.

Cuando la violencia irrumpe, se exhibe el fracaso de la política.  La violencia no resuelve los problemas políticos ni los sociales.  Por el contrario, los agrava.  Corresponde a la autoridad asegurar el principio básico del Estado: garantizar la seguridad de la población.   El fin gradual de la cuarentena pondrá el tema del desempleo en la agenda.  En el plano internacional preocupa el recrudecimiento de la pandemia en el entorno vecinal.  En el caso de los vecinos andinos se alistan elecciones presidenciales: octubre en Bolivia y abril en Perú.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí