La tarde de este jueves, el vocero de los ocho presos mapuche que se encontraban en huelga de hambre en la cárcel de Angol, en la Región de La Araucanía, el werkén Rodrigo Curipán, informó que decidieron deponer la medida, tras 123 días llevando a cabo esta acción y 10 en huelga seca.

Esto, luego de la petición que realizaron las familias y vocerías a los comuneros, ante el inminente riesgo de muerte, aun cuando no se ha llegado a acuerdo alguno con el Gobierno.

“Le hemos pedido a los peñi no continuar con este sacrificio. No existe derrota, no hubo negociación con el gobierno“, señaló Curipán, quien agregó que “se vienen movilizaciones que se van a intensificar en distintos territorios mapuche“.

Además, declaró que “esperamos que el Gobierno, cuando tenga la voluntad de conversar, se va a encontrar con estos mapuches a los cuales les llama ‘separatistas, violentistas o terroristas’, que tenemos plenamente voluntad de dialogar, pero también si quieren resolver un asunto, tienen que hacerlo con nosotros y no levantando las falsas mesas de diálogo”.

En tanto, al conocer este hecho, el ministro de Justicia, Hernán Larraín, señaló a través de su cuenta personal de Twitter que “la decisión de bajar su huelga de hambre hecha por los comuneros de Angol es una gran noticia. Seguiremos en el diálogo y reiteramos el compromiso de profundizar la aplicación del Convenio 169 respecto de cómo abordar la situación de personas condenadas de pueblos originarios“.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí