Luego de las marchas ocurridas el sábado en Plaza Italia, donde funcionarios de la salud fueron reprimidos por Carabineros, y la del Rechazo en Las Condes donde fueron resguardados por los uniformados, provocando una ola de cuestionamientos y críticas, el Gobierno trató de zanjar el tema y le pasó, literalmente, la pelota a la policía por los criterios usados para actuar en una y otra movilización.

Sobre ese punto, el ministro del Interior, Víctor Pérez, sostuvo esta jornada que “Carabineros es el que tiene que evaluar cuál es el grado de peligrosidad, cuál es el grado de control, cuál es el grado de que una determinada marcha derive en desórdenes para haber actuado”.

Y agregó que como Gobierno “estamos siempre evaluando esos criterios de Carabineros de Chile y por lo tanto, lo que ha pasado este fin de semana está en pleno proceso de evaluación, pero no hay duda de que Carabineros es el que determina cuando una marcha va a generar o está generando desórdenes para actuar de una determinada forma”.

Si una manifestación pacífica, que es la que nosotros queremos promover, que es la que verdaderamente queremos que se instale, no va a derivar o no está derivando en dificultades de orden público, sin duda esas marchas debieran no tener ningún tipo de dificultad”, precisó el jefe de gabinete.

Sin embargo, aclaró que “quien esté manifestando no cambia la visión de lo que es la decisión de mantener el orden público”.

Incluso, Pérez aseguró que siempre se evalúan los operativos policiales y “si uno escucha la versión de Carabineros y estamos siempre buscando que los operativos policiales mejoren, se perfeccionen, porque reitero, el compromiso del Gobierno es que existan manifestaciones pacíficas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí