Los Gobiernos de Israel y Bahréin han alcanzado un acuerdo para normalizar sus relaciones diplomáticas, con lo que esta país sigue los pasos de Emiratos Árabes Unidos (EAU), que forjó recientemente un pacto similar con el Ejecutivo israelí, y dando un nuevo golpe a la Autoridad Palestina, que ve resquebrajarse cada vez más el apoyo con el que contaba en el mundo árabe.

El anuncio fue hecho por el presidente de Estado Unidos, Donald Trump a través de su cuenta Twitter, en la que publicó el comunicado tripartito con el anuncio, que contempla que Israel y Bahréin “establezcan relaciones diplomáticas completas”, lo que ha sido descrito como “un hito histórico para ahondar la paz en Oriente Próximo”.

Trump también tuiteó: “¡Otro avance HISTÓRICO hoy! Nuestros dos GRANDES amigos, Israel y el Reino de Bahréin, acuerdan un Acuerdo de Paz, ¡el segundo país árabe que hace la paz con Israel en 30 días!”

“Abrir un diálogo directo entre estas dos sociedades dinámicas y economías avanzadas mantendrá la transformación positiva de Oriente Próximo e incrementará la estabilidad, seguridad y prosperidad en la región“, añade en tanto la declaración oficial dada a conocer por la mandatario norteamericano.

Estados Unidos ha expresado además a Bahréin su «gratitud» por acoger en junio de 2019 una conferencia sobre la economía de Palestina que fue boicoteada por la Autoridad Palestina, que ha rechazado la mediación de Estados Unidos en el proceso de paz argumentando que mantiene una postura favorable a Israel.

«Las partes continuarán sus esfuerzos en este sentido para lograr una resolución justa, exhaustiva y duradera al conflicto palestino-israelí que permita al pueblo palestino lograr todo su potencial», manifiesta el documento.

Asimismo, refleja que Israel se ha mostrado de acuerdo en que “todos los musulmanes que lleguen en paz visiten y recen en la mezquita de Al Aqsa y otros lugares sagrados de Jerusalén, que seguirán abiertos para todos los fieles pacíficos de todas las fes”.

“Profunda gratitud” a Trump

Por su parte, Israel y Bahréin han expresado su “profunda gratitud” a Trump por “su dedicación a la paz en la región” y su “postura pragmática y única” para “unir a las naciones”.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, por su parte, dijo que el acuerdo marca una “nueva era de paz”.

“Durante muchos años, invertimos en paz, y ahora la paz invertirá en nosotros, generará inversiones verdaderamente importantes en la economía de Israel, y eso es muy importante”, añadió la autoridad hebrea.

El rey de Bahréin, en tanto, reiteró la necesidad de alcanzar una paz justa y duradera entre israelíes y palestinos, basada en la solución de dos estados, en una conversación con Netanyahu y Trump, dijo este viernes la agencia estatal de noticias de Bahréin, BNA.

“La declaración del establecimiento de relaciones entre Bahrein e Israel redunda en interés de la seguridad, estabilidad y prosperidad de la región“, tuiteó el embajador de Bahréin en Estados Unidos, Abdulla R. Al-Khalifa, añadiendo que el acuerdo “envía un mensaje positivo y alentador al pueblo de Israel, de que una paz justa y completa con el pueblo Palestino es el mejor camino y el verdadero interés para su futuro y el futuro de los pueblos de la región”.

Bahréin ha aceptado además la invitación de Trump para participar el 15 de septiembre en el acto que se celebrará en la Casa Blanca para la firma del acuerdo de paz entre Israel y EAU, anunciado el 13 de agosto.

El propio Trump había adelantado el jueves durante una conferencia de prensa que un segundo país podría sumarse a la ceremonia que se celebrará la semana próxima para la ratificación del acuerdo entre Israel y EAU. “Podríamos tener otro país añadido”, dijo, sin dar más detalles.

El mandatario estadounidense incidió además en que “en un periodo relativamente corto de tiempo»” habrá nuevos anuncios sobre acuerdos similares entre Israel y otros países de la región. “Habrá paz en Oriente Próximo”, sostuvo.

Palestina sin reacción

La Autoridad Palestina, que por ahora no ha reaccionado al anuncio, ya había tildado el acuerdo entre Israel y EAU como una “agresión contra el pueblo palestino” y “traición a Jerusalén”.

“Este acuerdo es un reconocimiento ‘de facto’ de Jerusalén como capital de Israel», había declarado Nabil Abú Rudeina, portavoz del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas.

Por contra, la Liga Árabe se abstuvo el miércoles de aprobar una resolución presentada por las autoridades palestinas para condenar el acuerdo entre Israel y EAU, debido a las reticencias mostradas por varios de los países integrantes del bloque regional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí