La organización no gubernamental de protección del medioambiente Greenpeace, destacó la decisión del Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta que resolvió clausurar definitivamente el proyecto minero Pascua Lama, de la empresa canadiense Barrick Gold, afirmando que este es un triunfo de las comunidades locales por el daño producido en esos territorios.

La ONG señala que “esta sentencia es un importantísimo triunfo de las comunidades locales que por años han denunciado y realizado acciones legales por la grave afectación que la minería ha tenido en sus territorios”.

Y agrega que “Pascua Lama es un referente a nivel nacional de la destrucción de glaciares en manos de la minería y evidencia de manera clara todos los impactos e irregularidades de esta industria en sobre glaciares y ecosistemas de montaña, por lo demás especialmente importantes en el contexto de la crisis de agua que enfrenta el país”.

Por tal motivo, exponen que “la sentencia confirma la destrucción del proyecto Pascua Lama denunciada por años por las comunidades de El Huasco y diferentes organizaciones ambientales y sociales del país, reclamo que ha sido ampliamente apoyado a lo largo de los años por la ciudadanía que se ha dado cuenta de que los glaciares no pueden tener dueño y menos ser destruidos en beneficio de actividades mineras”.

Estamos llegando al fin de un extenso proceso de casi dos décadas, por lo cual ahora es urgente avanzar hacia una protección definitiva y concreta para los glaciares del país, sobre todo de aquellos que se encuentran en la zona norte y centro del país y que están en constante amenaza. No podemos permitir que otros proyectos mineros avancen y destruyan estos ecosistemas claves. Es el momento de aprobar una Ley de Glaciares que proteja a todos y cada uno de los glaciares en Chile. A estas alturas se trata de una legislación estratégica no solo para el cuidado del medioambiente, sino para la provisión futura de agua del país”, precisa.

Además, Greenpeace menciona que el “impacto directo de la industria minera sobre los glaciares (como la construcción de caminos, su utilización como botaderos, etc.) ubica a Chile como triste líder mundial en la destrucción de glaciares. La verdad es que no hay forma de reparar los glaciares dañados, por eso deben ser intocables”.

Finalmente, explican que “Chile enfrenta una grave crisis hídrica que no hará más que profundizarse en el futuro. Ante esta situación debemos cuidar cada gota de agua disponible. Por eso es que resulta clave y de vital importancia proteger los glaciares pues no solo representan las más importantes reservas de agua dulce del país, sino que son un ecosistema de enorme fragilidad y que actúan como agentes claves que permiten diversos beneficios ecosistémicos, como aportar el 60% del caudal de los ríos en épocas de sequía en la zona norte y central de Chile y que posibilitan que haya agua en época estival. Además, tienen un rol clave en la regulación del clima”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí