El exministro de Salud, Jaime Mañalich, retornó a la arena política en una entrevista hecha a El Mercurio, en donde señala que la acusación constitucional que presentaron parlamentarios de la oposición en su contra es un “esfuerzo por destruir el legado de Piñera”, pero tampoco hace un mea culpa respecto a su gestión al mando del Minsal durante la peor parte de la crisis por la pandemia del COVID-19.

Así lo deja establecido, indicando que “en el caso de la mía, es “acusemos políticamente a todo quien haya estado en este gobierno”. Evidentemente, hay un esfuerzo por destruir el legado de Piñera”.

Y agrega que “aquí hay un tema político general, que es que evidentemente hay una oposición a la que le interesa manchar cualquier gestión que haya habido en el gobierno del Presidente Piñera”.

Y esto es parte de ese menú que se hizo mal esto, esto, esto, que sé yo, de manera de dejar una estela de duda y desconfianza respecto de las acciones que el Gobierno ha tomado y sigue tomando, porque esta pregunta tiene relevancia para las acciones que se están tomando ahora, qué significa esto de fondéate en tu casa, se genera todo un manto de duda, pero nosotros estamos en una polarización política en que esto es parte de lo que está ocurriendo nada más”, sostiene.

A pesar de que no se atreve a decir si la fiscalía está politizada, el exministro asegura que hay una “conducta inadecuada, por decir lo propio, que en una investigación desformalizada haya una filtración masiva de datos de lo que se está investigando, y eso le produce un daño a la investigación”.

Aquí lo sui géneris para mí es que tengamos un sistema de tratamiento de los temas jurídicos penales en los cuales litigar a través de la prensa se ha transformado en una costumbre”, dijo.

En cuanto a la polémica por el conteo de votos y la posición que tiene la fiscalía al señalar que implementó un sistema sui géneris para la recolección de datos, en la investigación que realiza tras la denuncia hecha por el alcalde Daniel Jadue en su contra, los subsecretarios Paula Daza y Arturo Zúñiga como también contra el Presidente Sebastián Piñera, Mañalich explica que “lo sui géneris e insólito de lo que sostiene la fiscalía es que en Chile o en el mundo debió existir una forma perfecta de luchar contra esta pandemia, cuando eso está muy lejos de la realidad”.

Nosotros nos encontramos con un sistema, como claramente documentó la Contraloría, que tenía tremendas imperfecciones, y las imperfecciones se centraban en que el sistema Epivigila es completamente dependiente de la información que ingresan quienes deben hacer la notificación obligatoria de enfermedades infecciosas (ENO), y llegamos a la cuenta de que eso no estaba ocurriendo adecuadamente, que no se estaba registrando todos los casos; entonces teníamos una diferencia de casos entre lo que se informaba en Epivigila y los sospechosos de los centros clínicos. Por eso hicimos una corrección en mayo, respecto a los casos positivos que tenían el examen de PCR positivo pero que no habían sido subidos a la plataforma Epivigila”, explica.

En ese sentido, el extitular del Minsal rechaza que haya habido un ocultamiento de información ni intención de manipular cifras, ya que la “intención fue ir más allá de lo que decía Epidemiología, y eso es lo que es parte del problema, de establecer una suerte de duda respecto a lo que Epidemiología nos informaba, establecer caminos adicionales de información y pedirle a la Contraloría, que es lo que yo creo que produce una cierta turbulencia adentro del ministerio, que hiciera una auditoría sobre el sistema de registro que tenía Epidemiología”.

Mañalich también descarta que se hayan tomado decisiones como las cuarentenas dinámicas con información incompleta, afirmando que “las decisiones que se tomaron creo que muestran haber sido adecuadas”, insistiendo en que hay que países que las están aplicando porque “el otro tipo de cuarentenas, en lugares vulnerables, no son posibles, fracasan completamente”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí