El Presidente Sebastián Piñera intervino, vía videoconferencia, en la 75a Asamblea General de Naciones Unidas, en donde se refirió a la pandemia, la crisis económica, al cambio climático, la situación de América Latina, los avances del país en los últimos 30 años y, de modo particular, a la movilización del 18 de octubre.

En este último tema, el Mandatario manifestó que “durante estos últimos 30 años no supimos aprovechar con suficiente fuerza la capacidad de crecimiento y del desarrollo para reducir con más voluntad y velocidad las desigualdades excesivas para frenar abusos, para avanzar hacia una mayor igualdad de oportunidades para dar servicio de mayor calidad como la educación, la previsión o la salud”.

Ello, implicó el surgimiento de “importantes movimientos sociales” en el país que pidieron urgentes mejoras y, que en su opinión pidiendo “el Gobierno escuchó con atención, con sensibilidad y con un sentido de urgencia estas demandas y puso rápidamente en marcha una nueva agenda social, para hacerse cargo y avanzar en la solución a estas demandas”.

“Lamentablemente -acotó Piñera- y aprovechándose de estas manifestaciones, grupos minoritarios provocaron en nuestro país una enorme explosión de violencia (…) que no respetaron a nada ni a nadie y que causaron un grave daño al cuerpo y alma de Chile”, haciendo hincapié en que “en democracia, no podemos tolerar ninguna forma de violencia, física o a través de redes sociales. La violencia, las amenazas y la intolerancia son incompatibles con una sociedad democrática, que debe fundarse siempre en el respeto, el diálogo y solución pacífica de las controversias”.

Por ello, subrayó que “durante estos meses difíciles y violentos, mientras ejercíamos nuestro deber de restaurar el orden público y resguardar la seguridad ciudadana, para lo cual debimos recurrir a Estados de Excepción contemplados en nuestra Constitución, nuestro Gobierno tomó todas las medidas y precauciones posibles y necesarias para garantizar el respeto de los derechos humanos de todos“.

Toda evidencia de abusos o uso excesivo de la fuerza fueron puestas a disposición de la fiscalía, la cual por mandato constitucional tiene el deber de investigar estos hechos y, cuando correspondan, llevarlos a los tribunales de Justicia para que estos juzguen y sanciones de acuerdo a la ley”, detalló, haciendo hincapié en que “vamos a hacer todos los esfuerzos para que en Chile no haya impunidad ni para los que vulneran los DD.HH. ni para los violentistas que atentan contra nuestra sociedad”.

Plebiscito

Consecuencia de lo anterior, el Presidente afirmó que “en estos tiempos difíciles, cuando nuestra democracia se vio amenazada, nuestro Gobierno propuso y Chile optó por una salida institucional y pacífica al conflicto a través de una Reforma Constitucional que dio origen a un Proceso que se iniciará este 25 de octubre con un Plebiscito Ciudadano“.

“Estoy convencido que la inmensa mayoría de los chilenos queremos perfeccionar, modernizar o cambiar nuestra Constitución. En el Plebiscito del 25 de octubre, los ciudadanos democráticamente elegiremos el camino a seguir”, agregó.

Asimismo, destacó que “esta crisis representa una oportunidad para lograr un acuerdo constitucional que permita que nuestra Constitución sea ese gran marco de unidad, de estabilidad y de proyección hacia el futuro. Y es también una oportunidad para conectarnos mejor con nuestros ciudadanos y seguir avanzando, con mayor fuerza y con mayor urgencia, hacia una sociedad más libre, más justa, con mayor igualdad de oportunidades, donde todos seamos iguales en dignidad e iguales ante la ley, y donde el progreso y el desarrollo sean más inclusivos y más sustentables”.

Pandemia, medio ambiente y el progreso de Chile

En el resto de su presentación, el Mandatario de refirió a los desafíos que ha implicado para el país la pandemia de Covid-19, y muy especialmente a los avances alcanzados por Chile en las últimas décadas, lo cuales han permitido reducir la pobreza de forma considerable la pobreza y mejorar el acceso a la educación y la salud.

Así, aseguró que, desde el retorno de la democracia, y fruto de los acuerdos logrados, se redujo la pobreza desde un 60% a menos de un 10%, permitiendo que 8 millones de chilenos, es decir, más de la mitad de la población, superaran la pobreza; se quintuplicó el ingreso per cápita, consolidando una amplia y diversa clase media; y aumentó la cobertura en la educación, desde 230 mil a 1,2 millones de estudiantes en educación superior, entre otros avances.

Estos logros son el resultado del trabajo de muchos gobiernos y de diferentes signos políticos, que se comprometieron con la misión de derrotar la pobreza y alcanzar el desarrollo, en democracia y en paz”, destacó especialmente el Jefe de Estado.

En relación a la temática medioambiental, en tanto, el Presidente destacó el compromiso del país para enfrentar el cambio climático, señalando que “Chile está totalmente comprometido con esta causa, que ha inspirado y movilizado a millones de ciudadanos“, y precisando que “fuimos uno de los primeros 10 países del mundo en presentar un significativo fortalecimiento de nuestra NDC, cumpliendo los compromisos que adquirimos en el Acuerdo de Paris; estamos impulsando una Ley Marco de Cambio Climático, ya aprobada por unanimidad en el Senado, que fija la meta de carbono neutralidad al año 2050 y las estrategias, planes e instrumentos para cumplir esta meta; hemos asumido el compromiso de transformar a Chile al año 2050 en un país Carbono Neutral, con Cero Emisiones netas”.

Discurso del Presidente Piñera ante la Asamblea General de la ONU

null

null

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí