La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, manifestó este viernes su preocupación por las muertes, que ya llegan a más de 2.000 en lo que va de este año, como por las elecciones legislativas que se realizarán en Venezuela el próximo 6 de diciembre, denunciando obstrucciones a los partidos opositores en los preparativos para dichos comicios.

Así lo expresó en su informe sobre ese país sudamericano ante el Consejo de DDHH de la ONU, señalando que “me preocupan las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia, que obstruyen las libertades de selección de los representantes de siete partidos políticos, y el nombramiento no consensuado de los miembros del Consejo Electoral“.

Bachelet también expresó dudas sobre la composición de la Asamblea Nacionalsin un proceso inclusivo de consulta previa“, por lo que pidió a las autoridades venezolanas a seguir trabajando para “alcanzar condiciones para el desarrollo de unos procesos electorales creíbles, libres y equitativos“.

En el informe, que actualiza el que la alta comisionada presentó ante el mismo consejo en julio, también se denuncia “el alto número de muertes de jóvenes en barrios marginados como resultado de operaciones de seguridad” y da cuenta de más de 2.000 asesinatos de este tipo en lo que va de año, 711 de ellos entre junio y agosto.

La pandemia en la crisis venezolana

Investigaciones de la Fiscalía General venezolana “muestran un patrón similar al documentado por mi oficina, en el que tras ejecutar a las víctimas ya neutralizadas, los cuerpos de seguridad las roban y manipulan la evidencia para presentar los hechos como un enfrentamiento“.

Sobre la incidencia de la pandemia en Venezuela, Bachelet manifestó preocupación por “el discurso estigmatizador de algunas autoridades, que responsabilizan de introducir la COVID-19 a los que retornan por cruces irregulares“.

La alta comisionada se hizo eco de informaciones que revelan que el 33% de las muertes por COVID-19 en Venezuela se han producido entre personal sanitario, “debido sobre todo a la carencia de equipos de bioseguridad y de agua en los hospitales“.

En respuesta al informe, el embajador venezolano ante Naciones Unidas en Ginebra, Jorge Valero, dijo lamentar que este “carezca una vez más del balance necesario, presente evidentes fallas metodológicas y una información sesgada que alimenta la campaña mediática contra Venezuela“.

No obstante, seguiremos abiertos al intercambio constructivo de información con la alta comisionada y su oficina“, señaló, minutos después de que Bachelet también reconociera una mejora de la cooperación entre el organismo que dirige y las autoridades venezolanas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí