La empresa de cobranza Remesa lamentó profundamente los hechos de violencia denunciados por un estudiante a través de los medios de comunicación, quien asegura haber sido agredido por un funcionario de la entidad.

“Lo que muestra el video no es parte del protocolo y procedimientos de nuestra empresa y no se identifica con el espíritu de trabajo de ésta. Ante esto se realizó un sumario interno y se tomaron las medidas correspondientes y el trabajador ya fue desvinculado, pese al dolor que nos causa dejar a una persona cesante en estos momentos”.

Con respecto a la acusación, indican que el estudiante afirma que se trata de un cobrador, algo que no es efectivo, puesto que el funcionario es sólo un “verificador de domicilio”, que desconoce la deuda del joven. Esta verificación la realiza la empresa, cuando el deudor está inubicable, como ocurrió este caso y en el evento que en el futuro exista una acción judicial, evitando de esta manera que salgan perjudicados terceros, ante la eventualidad de haber embargos o acciones legales.

En el caso en cuestión, se cumplieron todos los protocolos y procedimientos, se verificó domicilio, se asistió a la dirección registrada por el estudiante, durante día y hora hábil, preguntando directamente por él, para informarle personalmente la existencia de una deuda. Esta acción obedece a que nunca fue posible contactarlo telefónicamente, existiendo registro de ello.

Sin perjuicio de lo anterior, nada justifica los actos de violencia, los cuales repudiamos y atribuimos a un problema personal que se pudo generar entre los involucrados en el momento de la visita.

Finalmente, como política de empresa, buscamos siempre dar una solución al agobio personal que significa para los clientes estar endeudados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí