La española OHL (fusión de Obrascón, Huarte y Lain) cuya definición oficial es: “Nuestro principal objetivo es garantizar el cumplimiento de la legislación y las prácticas de negocio éticas y responsables en todos los ámbitos en los que operamos y con todas las partes implicadas en nuestra actividad. En este sentido, el cumplimiento del Código Ético y la protección de los derechos humanos son dos pilares de nuestro compromiso con la ética y la integridad”, ha iniciado formalmente un arbitraje contra Abertis y Abu Dhabi Investment Authority (ADIA) por el contrato de construcción de la ampliación de la Autopista del Sol, en Chile. La concesionaria de esta vía de peaje, controlada en un 80% por el grupo que dirige José Aljaro y en un 20% por el fondo árabe, adjudicó el proyecto a la constructora española en 2019 con un presupuesto de 72,8 millones de euros, reportó este 25 de septiembre un artículo del diario especializado en empresas El Economista.

Este nuevo problema en que se relaciona a Abertis, se suma al arbitraje anunciado el 18 de septiembre pasado por tarifas en las auopistas urbanas: Tras varios meses en fase de conciliación no ha habido acuerdo entre Abertis y el MOP, ante lo que la compañía ha optado por iniciar un arbitraje ante la Comisión Arbitral del Contrato de Concesión Sistema Norte-Sur.

Ahora, según la publicación, poco más de un año después de la contratación las discrepancias entre cliente y contratista en el proyecto han llevado a la compañía que preside Luis Amodio a recurrir a la vía litigiosa. Así, ha iniciado un arbitraje ante la Cámara de Comercio de Santiago de Chile en virtud del mecanismo de solución de controversias que recoge el contrato de construcción. Tanto OHL como Abertis han declinado hacer comentarios.

Ruta del Sol y ahora de dolor de cabeza para Chile

OHL se hizo el año pasado con el contrato para la construcción del proyecto Terceras Pistas de la Ruta 78, consistente en la ampliación de 35 kilómetros de vía, en el tramo entre los municipios de Santiago y Talagante. Su ejecución, cuyo plazo se extiende hasta 2021, busca incrementar la capacidad de la carretera en torno al 50%.

Para financiar las obras, Sociedad Concesionaria Autopista del Sol, la filial de Vías Chile -propiedad de Abertis- que explota la Ruta 78, logró antes de la adjudicación una línea de crédito del Banco Santander Chile, que con posterioridad cedió el 50% al Banco de Crédito e Inversiones (BCI). La financiación ascendió a 88.000 millones de pesos chilenos (111 millones de euros al cambio de entonces), reseña El Economista.

Esta inversión deriva del acuerdo alcanzado en 2018 entre Abertis y el Gobierno chileno para extender la concesión en 22 meses, de manera que el contrato finaliza en en 2021. Se trata de uno de los mayores proyectos del grupo que controlan Atlantia y ACS en Chile, donde opera más de 770 kilómetros de carreteras.

La Autopista del Sol, que conecta a lo largo de 133 kilómetros la ciudad de Santiago de Chile y el puerto marítimo de San Antonio, formó parte del lote de concesiones viarias que Abertis adquirió en 2012 precisamente a OHL.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí