Cada vez resulta más necesario mantener un seguimiento estricto de nuestra privacidad a la hora de utilizar internet. Especialmente a partir de la sucesión de confinamientos vividos durante la pandemia de 2020, nuestra vida digital ha pasado a tener más importancia que nunca antes. La cantidad de datos personales que enviamos y recibimos en internet es muchísimo mayor de lo que pensamos, y el riesgo de que una filtración nos golpee en el bolsillo es, tristemente, muy real.

¿Qué datos están en peligro?

La mayoría de nosotros no somos conscientes de la cantidad de datos personales que vamos facilitando a medida que utilizamos internet. Desde plataformas como Google o Apple hasta las redes sociales, pasando por Amazon y por un sinfín de webs de todo tipo, vamos dejando un rastro de nuestra actividad en internet que resulta cada vez más difícil de borrar. No solo se trata de nuestro nombre y apellidos: cuando navegamos por la red dejamos constancia de nuestros intereses, nuestro poder adquisitivo, nuestras entidades bancarias y nuestras inversiones, tanto en bolsa como en criptodivisas. Se trata de un rastro peligroso que ya está siendo utilizado por terceros de forma activa para ofrecernos publicidad, y que puede sernos muy dañino si cae en malas manos.

Las redes sociales

De todas las plataformas de internet, Facebook e Instagram son posiblemente las que más datos personales recopilen y vendan a terceros. Estas webs se financian gracias a los datos que reúnen de sus usuarios y de su venta a empresas que buscan publicitarse en ellas. Facebook es especialmente interesante para los anunciantes porque lo conoce todo sobre sus clientes: las ciudades en las que viven, los lugares donde trabajan, las marcas que prefieren, las personalidades a las que siguen, sus inclinaciones políticas, sus equipos favoritos, su estado civil, y un largo etcétera. Esto permite a los publicistas orientar sus anuncios de forma muy específica hacia el grupo de personas que les resulta más interesante como público objetivo.

Las plataformas de inversión

Si se filtran los datos de nuestras inversiones perdemos ventaja competitiva y, además, podemos ser víctimas fáciles del phishing. No te conviene que ninguna plataforma de internet tenga acceso a datos confidenciales sobre dónde inviertes, cómo gestionas tus ahorros y de cuánto capital dispones.

Asegúrate además de mantener contraseñas diferenciales para cada plataforma, especialmente para tus apps de finanzas y tu cartera de criptodivisas .

¿Cómo proteger nuestra privacidad en la red?

Además de las medidas de seguridad esenciales como el uso de un antivirus robusto y el mantenimiento de las actualizaciones de los equipos, contamos con diversas formas de proteger nuestra privacidad en internet. Algunas de las más importantes son:

Usar una VPN

Una VPN es una red privada virtual que encripta todas las comunicaciones que entran o salen desde nuestros equipos. Pueden instalarse tanto en equipos de sobremesa como en smartphones o tablets y garantizan que toda la información que envíes o recibas permanezca fuera del alcance de terceros, es decir, que solo podrá ser leída por ti y por las webs o plataformas que visites en cada momento. Una encriptación adecuada es esencial para poder navegar de forma segura, especialmente si tenemos que conectarnos a entidades bancarias o a tiendas online desde redes públicas o desde otros países.

Reducir al mínimo los datos compartidos

El sentido común siempre será nuestra mejor herramienta a la hora de mantenernos a salvo en la red. Las redes sociales y otras plataformas pueden ser muy divertidas, pero es necesario que tengamos en muy en cuenta los riesgos de compartir más información de la estrictamente necesaria. En la gran mayoría de plataformas es incluso recomendable que evites utilizar tu nombre y fecha de nacimiento reales.

Evitar las fotografías peligrosas

Es muy mala idea subir fotografías en la puerta de tu casa o delante de tu hotel. Cualquier elemento visual que permita identificar dónde vives, dónde trabajas, dónde estás de vacaciones o cómo te desplazas ponen en riesgo tu seguridad y la de tu patrimonio. Ha habido centenares de casos de robos en propiedades y de situaciones de acoso derivadas de este tipo de fotografías. Lo mejor que puedes hacer es evitarlas en todo momento.

Usar un correo electrónico diferente

Por último, es más que recomendable que uses un correo electrónico diferente para las redes sociales y demás cuentas de ocio. Es más, si puedes mantener a todas estas plataformas confinadas en un navegador específico para ellas, será todavía mejor. Las redes sociales inspeccionan cada web que visitas, pero no podrán hacerlo si, por ejemplo, las utilizas solo desde Safari y dedicas Firefox para el resto de tu navegación en internet.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí