El presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde, acusó que el Frente Amplio inscribió su pacto propio para primarias a “espaldas” de la negociación que mantenían aún en paralelo los partidos de la oposición, asegurando que lo ocurrido claramente “lesiona las confianzas”, pese a señalar que insistirán en abogar por la unidad en la centroizquierda y en la izquierda.

Lo anterior en un contexto complejo para la oposición que, tras dos intensas jornadas, no logró llegar a acuerdo ayer martes para acordar un pacto que permitiera realizar primarias legales conjuntas de cara a las elecciones municipales y de gobernadores regionales de abril del próximo año.

“Ayer estábamos citados a las 11:00 de la mañana, pero la Unidad para el Cambio, con el Partido Comunista, y el Frente Amplio, se reunieron en paralelo antes y llegaron a la reunión a las 13:30 con una propuesta: señalaron que iban a actuar unidos y se planteó el tema de los blindajes, seis regiones para una parte de la oposición y seis para otra”, detalló Elizalde en entrevista con Radio Cooperativa.

Ante ello, el mandamás socialista acusó que “nosotros señalamos que no queríamos blindaje, que entendíamos que la ciudadanía tenía que decidir democráticamente, y mientras todavía estábamos conversando nos enteramos que el Frente Amplio estaba inscribiendo, a nuestras espaldas y sin informarnos, un pacto de primarias para resolver sus líos internos“.

“Estábamos en nuestra sede y había bilaterales -relató-, hasta que en un momento, poco pasado las 4 (de la tarde), señalamos que concurran todos los presidentes y secretarios generales para ver si podemos seguir arrimando un acuerdo y acercando posturas, y en ese momento llegan todos los partidos, pero nos llamó la atención que ningún presidente ni secretarios generales del FA; preguntamos y (nos dijeron) que están en el Servel (…) y eso no lo había visto nunca”.

Finalmente, y luego de que el Frente Amplio inscribiera sus primarias en solitario en el Servicio Electoral, minutos antes de que venciera el plazo a las 17:00 horas, el PS, el PPD, el PR y la DC -en suma, el núcleo de la ex Concertación- sellaron un acuerdo para definir sus candidaturas en las urnas, pacto al que se unieron el PRO y Ciudadanos; todo en el marco de las negociaciones que tenían lugar en la sede socialista.

Confianzas al tacho de la basura

En este marco, Elizalde cuestionó que hubiera “partidos que estaban en un ceño distinto, que creen que la división es virtuosa, que a veces mandan un tuit hablando de unidad, pero sus hechos van en sentido contrario“.

Por ello, afirmó que “concurrimos al entendimiento de primarias regionales aquellos partidos que realmente tenían voluntad de primarias sin blindaje y son partidarios de la unidad (…) pacto que engloba a la mayoría de la oposición (…) más seria y responsable (…), pero desafortunadamente no es completo; nosotros estábamos por la unidad de todos, sin exclusiones”.

Subrayó que tanto él como los socialistas persiguen “la unidad con todos, salvo que alguien me diga que es bueno que estemos divididos para que gane la derecha; la división es mala y no contribuye a lo que demanda el país: generar una alternativa con vocación de mayoría a los que hoy gobiernan, que lo han hecho tan mal”. Por ello, “vamos a seguir bregando por la unidad, pero eso no obsta que que obviamente lo acontecido ayer lesiona las confianzas de manera grave”.

El senador por la Región del Maule reflejó también sus temores sobre la posibilidad -ahora cierta- de que el fracaso de la unidad en la oposición pueda implicar que en la eventual elección de convencionales para el proceso constituyente, haya una “sobrerrepresentación” de aquellos sectores que hoy están por el Rechazo.

Lo anterior lo ejemplificó con lo sucedido en las elecciones parlamentarias de 2017: “El piñerismo obtuvo entre 37 y 38 por ciento de los votos, y eligió a aproximadamente el 47 por ciento de los diputados, es decir, quedaron a 13 puntos de la mayoría absoluta, pero en los electos, a tres puntos. ¿Por qué? Porque ellos fueron unidos, y nosotros divididos”.

Ante eso, Elizalde hizo hincapié en que “aquellos que creen que la división es virtuosa y están en la lógica del perfilamiento e identidad individual de su partido, finalmente son funcionales a los sectores que se oponen a los cambios que Chile demanda. Por eso insistimos en unidad sin exclusiones”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí