Documento traducido desde el informe escrito por la Dra. Gulshan Pashayeva, Center of Analysis of International Relations, Azerbaijan y que se puede consultar a continuación su versión completa en inglés.

La escalada de julio a lo largo de la frontera internacional Armenio-Azerbaiyana, así como una reciente operación contraofensiva llevada a cabo por el ejército Azerbaiyano debido a la provocación a gran escala iniciada por las fuerzas armadas Armenias a lo largo de la Línea de Contacto (LoC) el 27 de septiembre de 2020 ha puesto de relieve internacional la zona de conflicto que abarca casi todo el territorio de la antigua provincia autónoma de Nagorno-Karabaj (NKAO) y otros siete distritos administrativos adyacentes (Lachin, Kalbajar, Agdam, Fizuly, Jabrail, Gubatli y Zangilan) que rodean el NKAO. Estos vastos territorios ocupados han estado fuera del control del gobierno Azerbaiyano durante más de un cuarto de siglo. Más de 20.000 Azerbaiyanos murieron y alrededor de un millón fueron desplazados en el transcurso de este conflicto armado. En su sentencia principal de 16 de junio de 2015 en el caso de “Chiragov y otros v. Armenia”, la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos estableció que desde los primeros días del conflicto de Nagorno-Karabaj Armenia ha tenido una influencia significativa y decisiva sobre el régimen separatista creado en los territorios ocupados de Azerbaiyán, que sobrevive en virtud del apoyo militar, político, financiero y de otro tipo que le ha prestado Armenia, que, por consiguiente, ejerce un control efectivo sobre Nagorno- Karabaj y otros territorios ocupados por Azerbaiyán.

No hace falta decir que aunque este conflicto se ha gestionado mediante el acuerdo de alto el fuego firmado por las partes en conflicto en mayo de 1994 y se han hecho muchos intentos de encontrar una solución política, todavía no se han resuelto. A lo largo de los años ha persistido una situación de «no guerra, no paz», presumiblemente con el entendimiento común de que se trata de un conflicto típico congelado sin ningún potencial real para estallar de nuevo. Tal vez este enfoque se refleje también en el trabajo de los mediadores, en particular, del Grupo de Minsk de la OSCE, cuyos esfuerzos han sido, a lo largo de los años, reactivos en lugar de proactivos. A pesar de que los copresidentes del Grupo de Minsk han declarado más de una vez inaceptable el statu quo, se han centrado principalmente en evitar una escalada del conflicto, en lugar de hacer que se produzca una resolución.

Por otra parte, a pesar del compromiso confirmado de las principales potencias mundiales y regionales y organizaciones internacionales con la soberanía y la integridad territorial de Azerbaiyán dentro de sus fronteras internacionalmente reconocidas, hasta ahora se han opuesto a cualquier intento de aplicar sanciones contra Armenia. De hecho, debido a la falta de voluntad política de la comunidad internacional, las cuatro resoluciones jurídicamente vinculantes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (específicamente, 822, 853, 874 y 884) adoptadas en 1993, que exigen la retirada total e incondicional de las fuerzas armadas armenias de los territorios ocupados de Azerbaiyán aún no han sido aplicadas por Armenia.

Así, un «síndrome de impunidad» ha contribuido no sólo a la posición inflexible de Armenia en el proceso de negociación, sino también a la consolidación por parte de este país de los resultados de su ocupación militar. Esto nos deja con las siguientes consecuencias:

En primer lugar, Armenia y el régimen separatista creado en los territorios Azerbaiyanos ocupados, que no ha sido reconocido por ningún otro estado, incluido su Kin-state Armenia se niegan a obtener un estatuto definitivo sin independencia para Nagorno-Karabaj.

En segundo lugar, el destino de siete distritos Azerbaiyanos ocupados que rodean a la antigua NKAO, que es también uno de los puntos clave del proceso de negociación, es muy vago. Con frecuencia, la comunidad internacional no distingue el territorio de la antigua NKAO desde esos siete otros adyacentes ocupados por los distritos Azerbaiyanos, que fueron transformados por las fuerzas Armenias en «zona de amortiguación» y que se consideraron como fichas de negociación en el proceso de negociación. Inicialmente, la postura oficial de Ereván preveía devolver estos siete distritos como fichas de negociación a Azerbaiyán para asegurar sus demandas, pero la situación ha cambiado, al parecer, en los últimos años. El embajador de los Estados Unidos en Armenia, Richard Mills, mientras cumplió su misión diplomática en este país también abordó este tema en una entrevista con el sitio web Armenio EVN. Dijo que se sorprendió cuando llegó por primera vez y se enteró de que la mayoría de los Armenios que conoció se oponían rotundamente a la devolución de los territorios ocupados como parte de un acuerdo de negociación. El Embajador Mills señaló que la vuelta de la tierra era uno de los principios fundamentales de los Principios de Madrid.

Aunque el Gobierno de Pashinyan suscitó algunas esperanzas de progreso en las negociaciones sobre el conflicto de Nagorno-Karabaj y se celebraron reuniones de alto perfil entre los jefes de Estado y los ministros de Asuntos Exteriores de Armenia y Azerbaiyán entre 2018 y 2020, el proceso de paz no ha dado ningún resultado debido a las varias declaraciones provocadoras del actual sistema Armenio. Ahora examinaremos más de cerca dos declaraciones hechas por altos funcionarios del Gobierno de Pashinyan sobre el destino de los siete distritos azerbaiyanos que rodean la antigua NKAO.

El 27 de febrero de 2019 el entonces Director del Servicio Armenio de Seguridad Nacional Artur Vanetsyan, durante su visita a los territorios Azerbaiyanos ocupados después de conocer los esfuerzos de reasentamiento en curso en el sur de Hadrut, cerca del río Arax, hizo especial mención de Araxavan, una nueva aldea diseñada para hasta 150 viviendas, con terrenos e instalaciones de trabajo adyacentes, ubicada en un área estratégica colindante con Azerbaiyán e Irán. Al evaluar este programa como una importante garantía de seguridad nacional, Artur Vanetsyan concluyó: “El programa que llamamos un programa de reasentamiento, en mi evaluación y en la de todos, será la principal garantía de la seguridad de nuestro país. Porque hay esos discursos, esas expresiones, y las personas que siempre manipulan este tema como si las tierras fueran devueltas, serán negociadas, concedidas, etc. Como resultado de ese programa, enviaremos un mensaje claro a todos nuestros pueblos y al mundo de que no tenemos intención de dar una pulgada de tierra; al contrario, nuestros compatriotas deben asentarse en esas tierras y construir nuestro país” (Con énfasis). El Ministerio de Asuntos Exteriores de Azerbaiyán reaccionó con firmeza a esta declaración subrayando, en particular, que se trata de “un ataque flagrante contra un proceso de negociación durante años bajo los auspicios de los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE”.

Otra declaración pertenece al actual Ministro de Defensa Armenio, Davit Tonoyan, quien, en la reunión con representantes de la comunidad armenia celebrada en Nueva York el 29 de marzo de 2019, anunció: “Yo, como Ministro de Defensa [de Armenia], digo que la opción de devolución de “territorios por paz” ya no existirá, y la he reformulado en “nuevos territorios en caso de una nueva guerra”.

Por lo tanto, presumiblemente, el Gobierno y la sociedad Armenia no están tan dispuestos a devolver estos territorios a Azerbaiyán por su propia voluntad sin una fuerte presión de los actores externos en la actualidad.

En tercer lugar, el Gobierno Armenio ha seguido la política de asentamiento ilegal en la región ocupada de Nagorno-Karabaj y en las zonas circundantes de Azerbaiyán a lo largo de los años. Fuentes, incluidas las Armenias, informan de que decenas de miles de colonos se han trasladado a los territorios ocupados de Azerbaiyán, incluidos los distritos de Lachin, Kalbajar, Zangilan y Jabrayil adyacentes a la región de Nagorno-Karabaj, de forma organizada con el fin de anexar estos territorios. De hecho, dos misiones de los territorios Azerbaiyanos ocupados llevadas a cabo por la OSCE en 2005 y 2010 encontraron pruebas de la presencia de colonos Armenios en los territorios ocupados.

El régimen separatista creado en los territorios ocupados de Azerbaiyán ha estado trabajando muy duro, junto con Armenia y la Diáspora Armenia, para el reasentamiento ilegal de miles de Armenios en los territorios Azerbaiyanos ocupados, así como la posterior ejecución de actividades ilegales y proyectos de infraestructura. No es de extrañar que “los asentamientos Armenios estén alojados en casas que pertenecían a residentes Azerbaiyanos y nuevos asentamientos construidos por las autoridades Armenias” porque los objetivos de esa política son muy claros. Los asentamientos ilegales de Armenios procedentes de diferentes partes del mundo en los territorios Azerbaiyanos ocupados por Armenia y el régimen separatista creado en los territorios ocupados de Azerbaiyán pretende aumentar artificialmente el número de habitantes de origen étnico Armenio y crear obstáculos para el regreso de los desplazados Azerbaiyanos IDPs  expulsados  a la fuerza de Nagorno-Karabaj y los distritos circundantes. El reasentamiento del pueblo libanés de origen Armenio en Nagorno-Karabaj es la última oleada de esta política:

“El Ministerio de Asuntos Exteriores de Azerbaiyán ha suscitado su seria protesta contra la política de asentamiento ilegal llevada a cabo por Armenia, en particular el reasentamiento de las personas de etnia Armenia desde el Líbano a la región de Nagorno-Karabaj y las zonas circundantes de Azerbaiyán, a los copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE y dentro de las organizaciones internacionales relevantes.

Por último, Armenia recurrió a un ataque armado contra Azerbaiyán a lo largo de la frontera entre Armenia y Azerbaiyán, en dirección de Tovuz, del 12 al 16 de julio, que fue provocativo por naturaleza y tiene el objetivo de descarrilar el proceso de negociación por cualquier medio. Al mismo tiempo, era la intención de Armenia involucrar a la organización político-militar de la que es miembro en este conflicto.

El 19 de septiembre, el Presidente de la República de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, evaluó negativamente la fase actual de las conversaciones de paz de Karabaj. En particular, mencionó que las negociaciones son prácticamente inexistentes y “de hecho, el líder Armenio ha interrumpido el proceso de negociaciones”. Por lo tanto, debido al comportamiento extremadamente provocador de los dirigentes Armenios, el proceso de negociación se ha estancado hoy y sin un compromiso diplomático significativo, el riesgo de estallido de violencia sigue siendo extremadamente alto, lo que de hecho ha quedado demostrado por los últimos acontecimientos.

Sine quo non o una condición esencial para romper un círculo vicioso alrededor de Nagorno-Karabaj es acelerar la pronta solución política de este conflicto, que ya no está “congelado”. Al mismo tiempo, la comunidad internacional debería aplicar un enfoque común con respecto a los ocupantes y a los estados cuyos territorios han sido ocupados. Este tema también ha sido planteada por el Ministro de Asuntos Exteriores Jeyhun Bayramov durante la reunión con el embajador francés en Azerbaiyán Zakari Gross el 15 de septiembre de 2020. El ministro señaló, en particular, que “el enfoque equilibrado del estado agresor Armenia y Azerbaiyán, cuyos territorios han estado bajo ocupación durante casi 30 años, fue incorrecto”. Por lo tanto, el Grupo de Minsk de la OSCE no debería dudar en adoptar una postura firme y decidida sobre el tema de la ocupación por Armenia de Nagorno-Karabaj y sus regiones circundantes. Como señala J. Popjanevski, “la importante presencia de tropas Armenias en territorio Azerbaiyano constituye una clara violación del derecho y las normas internacionales reconocidas. Si no se discuten, se corre el riesgo de sentar precedentes peligrosos en la práctica internacional con implicancias más allá de la región”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí