En medio de la disputa creada por Argentina con la presentación de su mapa en el que oficializa sus reclamaciones sobre plataforma continental extendida que afectan los intereses soberanos chilenos en la Antártica y parte de los espacios marítimos al sur del Cabo de Hornos, el analista Gabriel Gaspar señaló que “la Cancillería chilena debiera hablar con mucha franqueza con su par argentina para precisar y dejar las cosas claras“.

El ex subsecretario de Guerra y para las Fuerzas Armadas, explicó que esta conversación debería efectuarse “con mucha transparencia con respecto a la sociedad, al Congreso y a las demás autoridades chilenas“, poniendo hincapié en que, probablemente, muchas de estas conversaciones ya están en curso.

Algo que debe valorarse, debido a que, a diferencia de nuestros vecinos, la diplomacia chilena tiende a ser poco comunicativa de sus trabajos, quedando muchas veces la sensación de que se hace poco o nada. Y en ello se alinean también los ex cancilleres, quedando como ejemplo las palabras de Heraldo Muñoz ayer jueves en La Moneda quien, al ser consultado sobre el tema del mapa argentino, señaló que “según se conversó entre los ex cancilleres, el tema está en manos de la Cancillería“.

Lo que hace la diplomacia chilena

Por ello mismo, Gaspar recordó que “es una buena fecha para recordar, porque hace dos años logramos una resonante victoria en el tema de La Haya ante la reclamación boliviana; eso es una buena muestra de que cuando Chile actúa unido tiene buenos resultados. Por el contario, cuando no se siguen los intereses nacionales y se siguen intereses de otro tipo, como fue el caso de las llamadas “cuerdas paralelas” en el debate con Perú sobre el límite marítimo, los intereses nacionales son perjudicados, y ese es un tema que nosotros aún no hemos evaluado y es necesario y bueno que se haga”.

Añadió que “tenemos con Argentina, firmado, el Tratado de Paz y Amistad de 1984, donde claramente se define la proyección de estos territorios y, que decir que el mapa choca con el articulado de este tratado que está vigente y reconocido“, detallando en este punto que detrás de todo esto “está básicamente la pretensión argentina en un trabajo largo que han hecho, apunta a buscar su demanda sobre Malvinas y el territorio y subsuelo continental en torno a las islas, pero de paso colocaron estos otros territorios y allí es donde se establece esta disputa”.

Sobre el contencioso, y junto con aclarar que “los actos unilaterales de un país no obligan a otro“, explicó que “aquí hay un mapa que asigna territorio respecto del que hoy día hay controversia, que es Territorio Antártico respecto del cual Chile y otros países hemos reclamado soberanía y eso está administrado por el Tratado Antártico; por tanto ningún país, Argentina entre ellos, tiene la facultad para autoasignarse soberanía sobre ello”.

Confianza mutua

Gaspar se refirió también a la necesidad de mantener los canales abiertos para destrabar eventuales litigios y desconfianzas como la surgida a partir de los nuevos mapas argentinos.

En ese sentido, comentó que “nosotros tenemos muy buenas relaciones de confianza mutua con Argentina y una medida de este tipo uno debiera consultarla o avisarla o anticiparla diplomáticamente. A lo mejor se hizo, pero desconozco si eso se hace entre cancillerías, pero la práctica indica eso”.

El analista puso como ejemplo un hecho acaecido en 1975, cuando la tambaleante dictadura de Juan Velasco Alvarado vivía sus últimos momentos en el vecino Perú.

“Hay una anécdota muy tragicómica, y es que en el caso de Chile y Perú donde han habido roces, hace años hubo un golpe de estado de Perú, cuando se quería destituir al general Velazco Alvarado en los años 70, y los golpistas estaban moviendo la división blindada que está en el sur, cerca de la frontera con Chile y entonces el comandante le avisó al comandante nuestro respectivo diciéndole ‘hermano, voy a hacer unos movimientos pero no te preocupes, van para el norte no para el sur'”, recalcando Gaspar con ello que hay y debe haber medidas anticipatorias a fin de evitar conflictos.

En dicho contexto, el analista manifestó que “algunos comentaristas consultados en Buenos Aires dicen que ‘lo que pasa es que estamos viviendo tiempos tan difíciles en Argentina, con una situación económica muy complicada y con una situación de salud con la pandemia más complicada todavía, entonces este tipo de noticias que son positivas, porque se destacan’. Positivas digo porque Argentina planteó no solo respecto a Chile, sino que planteó respecto a toda la proyección de su litoral, y al respecto están pendientes de como reaccionan también Uruguay y Brasil en relación a estas pretensiones que ha planteado Argentina“.

Plataforma continental y Antártica

Sobre la legalidad de la presentación trasandina, Gaspar explicó que “todo país tiene derecho a presentar su plataforma continental -que para decirlo en sencillo es como el subsuelo del continente que está bajo el mar-. Y para esto hay un comité súper técnico y científico en las Naciones Unidas, que no está en términos políticos o bilaterales, simplemente verifica que los procesos se han hecho conforme la tecnología y los parámetros científicos correspondientes”.

Añadió que “ese es el comité que validó el informe argentino; no es la Asamblea de NU, el Consejo de Seguridad, no es ninguno de esos organismos políticos. Lo complicado es que aquí se incorporan territorios que ya están definidos por otros tratados, territorios sobre los cuales ya hay pretensiones manifiestas y acuerdos ya estipulados“.

Explicó además que “en el caso de lo definido en el Tratado de 1984, ahí no hay una pretensión, hay un acuerdo final. Por ejemplo, hay términos de lenguaje como está el tema de los océanos Pacífico y Atlántico, cuando se firmó el tratado de 1984, se precisó, para evitar hablar de océanos, se habló de Mar de la Zona Austral, y ahí se fijaron parámetros para medir las correspondientes soberanías y proyecciones y se fijó un punto, llamado Punto F que es un punto definitivo de limitaciones del mar del suelo y del subsuelo y sobre el cual no se admiten reclamaciones posteriores. Eso, el mapa (argentino) lo ignora“.

Por ello, indicó que “hay aquí una situación que necesita ser salvada. He escuchado al canciller Allamand diciendo que Chile va a hacer una diplomacia muy firme en defensa de sus derechos pero sin estridencia, que es en realidad lo que corresponde en materias diplomática”, agregando que “el presidente de la Comisión Internacional del Senado Argentino, el ex Canciller Jorge Taiana, dijo algo muy interesante: ‘en este tema -refiriéndose a la Antártida- chilenos y argentinos tenemos que unirnos para defender nuestras legítimas posiciones’ porque como el público debiera saber, son más de una docena de países que reclaman su soberanía sobre la Antártida, muchos de ellos que ni siquiera está en nuestro hemisferio”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí