En medio de la nueva crisis o reactivación de la crisis permanente en que está Carabineros de Chile, este sábado el senador Alejandro Guillier, a través de una carta publicada en El Mercurio pide: “El Presidente debe nombrar un interventor civil, pedir la renuncia al general Rozas e iniciar la refundación de Carabineros para que se cumplan los mínimos estándares de una policía moderna”.

En 2018 el Presidente Piñera pasó a retiro a 52 altos oficiales para nombrar a su exedecán,
Mario Rozas, como general director de Carabineros. Estableció así un control directo del
mando institucional, transformándose de este modo en el responsable final de los
atropellos a los DD.HH., documentados en contundentes informes de organismos
internacionales“, dice Guillier

La misiva dice: “Hace unas semanas reiteré en esta misma sección la necesidad de nombrar un interventor civil en Carabineros para refundar la institución, terminar con su carácter militar y su doble escalafón.

Constatábamos la corrupción administrativa y operativa. Ahora un funcionario empujó a un adolescente desde un puente, la fiscalía develó una operación de encubrimiento y, en otro caso, se sometió a proceso a un grupo de Carabineros por torturar a seis personas en Peñalolén, cuatro de ellas menores.

Ya antes del caso Catrillanca le veníamos diciendo al gobierno que su proyecto de ley de “reforma” de Carabineros es absolutamente insuficiente. La autoridad política no ha tenido voluntad real de avanzar.

En 2018 el Presidente Piñera pasó a retiro a 52 altos oficiales para nombrar a su exedecán, Mario Rozas, como general director de Carabineros. Estableció así un control directo del mando institucional, transformándose de este modo en el responsable final de los atropellos a los DD.HH., documentados en contundentes informes de organismos internacionales.

El martes 6 de octubre el Presidente Piñera citó a las autoridades de otros poderes del Estado y dijo que “hay valores que nos unen profundamente y que hemos podido constatar: (…) El compromiso con el respeto, siempre, de los derechos humanos y la dignidad de todas las personas”.

El triste registro: 445 personas con heridas oculares, 3.800 heridos por la fuerza pública, 950 querellas por tortura, 200 por abusos sexuales en comisarías, seis torturados en Peñalolén, un joven arrojado al Mapocho.

Todos ellos merecen más que declaraciones repetidas, llenas de palabras vacías, es hora de actuar. El Presidente debe nombrar un interventor civil, pedir la renuncia al general Rozas e iniciar la refundación de Carabineros para que se cumplan los mínimos estándares de una policía moderna”, remata el senador Alejandro Guillier.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí