En su batalla contra el rebrote de la epidemia de coronavirus, China no deja pasar nada. No menos de 9 millones de personas se someterán a pruebas de PCR a partir de este lunes 12 de octubre en Qingdao, en la costa este del país. La campaña de pruebas responde al descubrimiento de tres casos asintomáticos este fin de semana. Y este lunes por la mañana, las autoridades sanitarias informaron de 12 nuevos casos también relacionados con un hospital de la ciudad.

Carpas, mesas, cintas adhesiva para delimitar las colas… el espectáculo ya no sorprende a las redes sociales. Con cada nuevo brote en China, las autoridades sanitarias someten a análisis a las poblaciones a escala masiva.

Desde este domingo por la tarde, han llegado refuerzos en hombres y materiales de toda la provincia de Shandong para una campaña de detección que debería durar tres días. A partir de este lunes por la mañana, los trajes blancos de protección circulan por la ciudad.

“Los puestos de testeo están cerca de los lugares de residencia de los habitantes, se puede ir allí todo el día, lo que evita las reuniones”, explica Cherry, una empleada de importación y exportación que vive en el nuevo distrito de Xihai’an en Qingdao. “La ciudad no ha relajado sus medidas de control: se requieren máscaras y QR del código de salud en los transportes, restaurantes y centros comerciales”, remarca.

Contaminación en el hospital

El origen de este nuevo brote señala al Hospital Torácico de Qingdao, dónde se estableció zona de tratamiento de casos importados de la enfermedad.  El pasado 25 de septiembre se alertaba de dos casos positivos por COVID-19 entre los trabajadores del puerto de Qingdao que descargaron un lote de mariscos congelados importados en los que se encontró coronavirus.

Los primeros casos de contaminación fueron descubiertos durante un examen prehospitalario para otras patologías en un hospital especializado en enfermedades pulmonares en la ciudad portuaria donde se trata a los viajeros positivos del extranjero.

Wenny, reside en el distrito de Shinan. La profesora de inglés no está preocupada: “Los exámenes comenzaron a las 8 de la mañana. Estamos siguiendo la actualización de las alertas de la aplicación. Hasta ahora todo es normal, la gente va a trabajar. La gente en la red de Weibo está exagerando las cosas. Personalmente, sé que millones de personas serán testeadas aquí en Qingdao. Eso nos tranquiliza porque las medidas son inmediatas y efectivas”, declara.

Entre los nuevos casos reportados entre las autoridades de salud este lunes por la mañana se encuentra un taxista. La mitad de los casos son asintomáticos y todos están relacionados con el mismo hospital.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí