A una semana del 18/0 y dos del plebiscito el país se adentra en un clima difícil.  La crisis en Carabineros revela las debilidades del Gobierno, y también la ausencia de una propuesta reordenadora de la oposición.  La protesta se explica por el malestar, pero sin propuesta queda trunca, y amenaza ser reemplazada por violencia y desgobierno. 

La pandemia golpea en Magallanes y en otras regiones.  Un rebrote no esta descartado, lo que obliga a redoblar esfuerzos y trasparencia.  La negativa de entregar a la justicia los correos del Minsal es inexplicable y solo alienta la desconfianza  en las autoridades.  Esta semana veremos nuevos capítulos en la acusación contra Mañalich al tiempo que seguirá su curso la dirigida en contra del Minint.  

Crisis de Carabineros amenaza en varios frentes. Runrun de paro policial o marcha lenta al menos.  ¿Entregar Plaza Italia?  Descabezamiento del Alto Mando operado a inicios de Piñera II hoy pena mas que nunca por el debilitamiento institucional.  Algunas formulas propuestas expresan desconocimiento básico de la legislación vigente y mas aún de la cultura policial.  Hechos como los intentos de amedrentamiento a la fiscal reflejan el relajo inaceptable de la doctrina.

El clima del plebiscito cobra fuerza, los destapes presidenciales también al igual del de los gobernadores.  Mas, la urgencia para las mayorías hoy es la sobrevivencia económica, pan y trabajo.  La alternativa que sintonice con estas preocupaciones cosechará.  Mientras, la  tragedia del puente Pio Nono alentó el renacer de la protesta, pero también de un inútil y condenable vandalismo.  Si la oposición no se deslinda de ello y no coloca al plebiscito en el centro, lo puede pagar caro. 

La Roja da satisfacciones, la incompetencia referil indigna.  Este martes puede ser la posibilidad de la primera alegría colectiva y transversal en meses.  Se suspenderá la lucha de clases. 

Sensación térmica: Incertidumbre

El centralismo sigue presente.  El clima de la RM impregna a la coyuntura nacional.  ¿Qué predominará?  ¿El renacer de la violencia urbana?  ¿El amor a la Roja?  

Mucho se habla de la crisis de carabineros, pero poco se dice que el accionar policial se intensifica por la movilización callejera.  La protesta social no se soluciona con fuerzas especiales, se requiere escuchar a la población y sus demandas.  Que estas lleguen por la calle quiere decir que sus canales políticos  funcionan poco.  Vivimos el fracaso de la política en gran medida.  ¿Hipótesis? : los consensos de los años 90, los que posibilitaron la transición, hoy están agotados y requieren ser reemplazados.  El proceso constituyente es la posibilidad de darle un cauce institucional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí