Economista Mario Marcel enfatizó desafíos de la reactivación, tras pasar el peor momento de la crisis económica desatada por la pandemia, en seminario de la Universidad Adolfo Ibáñez y TPS.

“Lo que estamos viendo es una economía que ya ha ido dejando atrás el momento de mayor impacto de la crisis del Covid-19, pero en esa recuperación van surgiendo nuevos desafíos, van resurgiendo temas que habían quedado un poco ensombrecidos por la magnitud del impacto del Covid-19, y van surgiendo muchas demandas sobre las políticas públicas de persistencia de ajuste en la orientación de esas políticas que permitan apoyar este proceso de reactivación”, expresó el presidente del Banco Central, Mario Marcel, el expositor del segundo encuentro del Ciclo de charlas “Economía post pandemia: ¿Cómo cambió el mundo?”, organizada en conjunto por la Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez y Terminal Pacífico Sur Valparaíso, TPS. 

“Nuestro compromiso como Banco Central es mantener un impulso monetario por el tiempo suficiente para que la economía se recupere, estar disponibles para incrementarlo si es necesario y para responder y mitigar episodios de inestabilidad en los mercados financieros”, agregó.

El economista advirtió que la posibilidad de escenarios de riesgo más negativos, asociados a las cicatrices de la pandemia, aún sigue presente, pero que diversas medidas han permitido mantener un flujo de crédito acorde con las necesidades de capital de trabajo e inversión, siendo esencial asegurar un flujo sostenido de crédito.

Para retomar el crecimiento, dijo que existen seis desafíos: recuperar el mercado laboral, suavizar la transición de los hogares y empresas desde la fase de apoyo de emergencia a fase de reactivación, recuperar, reestructurar o reconvertir los sectores más golpeados; materializar inversiones, adecuaciones productivas y aumentos de los niveles de actividad con financiamiento adecuado; reducir significativamente la incertidumbre, que completa un año en niveles muy superiores a los históricos; y elevar la capacidad de crecimiento a largo plazo.

“Nosotros como Banco Central no hemos actualizado esas estimaciones de capacidad de crecimiento, pero vamos acumulando ya un período largo con baja inversión, cambios en las formas de producción, cambios en la productividad, costos que se van agregando al funcionamiento de la economía y todo eso va a tener algún impacto sobre la capacidad de crecimiento a largo plazo. No quiere decir que se va a reducir necesariamente pero a lo mejor va a significar que como país vamos a tener que hacer inversiones importantes para generar una mayor capacidad productiva”, dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí