Texto traducido de EurasiaReview y escrito por: Shahmar Hajiyev, asesor principal del Centro de Análisis de Relaciones Internacionales, (AIR Center), Bakú, Azerbaiyán.

La reciente guerra de Nagorno-Karabaj y el COVID-19 son una gran amenaza para la seguridad humana y regional en la región. Las conversaciones diplomáticas mediadas por los países de los Copresidentes del Grupo de Minsk de la OSCE han propuesto varios “mecanismos” para resolver el conflicto, incluidos los “Principios de Madrid” propuestos en 2007, pero lamentablemente, la guerra sigue provocando directa o indirectamente la pérdida masiva de vidas humanas.

Hubo optimismo para seguir adelante después del cambio de gobierno en Armenia en 2018, ya que estaba claro que el alto el fuego es frágil y cualquier escalada puede convertirse en operaciones militares a gran escala. La nueva doctrina militar Armenia “nueva guerra por nuevos territorios”, declarada por el ministro de Defensa de Armenia, David Tonoyan, en marzo de 2019, claramente no tenía como objetivo mitigar la tensión y lograr la paz. Además, los asentamientos ilegales de los Libaneses-Armenios del Medio Oriente en los territorios ocupados son contrarios al derecho internacional. El nuevo Alto Comisionado para Asuntos de Diáspora, Zareh Sinanyan señaló que “Hasta ahora han llegado 800 Libaneses-Armenios a Armenia, algunos de ellos llegaron antes de la explosión de Beirut pero después del 1 de julio, cuando el primer avión aterrizó en Ereván, y el resto llegó después la explosión del 4 de agosto ”.

La tensión entre las partes en conflicto se agravó aún más cuando el Primer ministro Armenio cuestionó los “Principios de Madrid”, al confirmar nuevamente la falta de voluntad de Armenia por la paz. Nikol Pashinyan ha interrumpido las conversaciones de paz al plantear públicamente dudas sobre el marco actual de negociaciones. Después de tales desarrollos, la retórica a favor de la guerra se hizo realidad y estimuló la escalada. Después de la escalada de Tovuz en la frontera entre Armenia y Azerbaiyán el 12 de julio, se produjo otro ataque militar a gran escala el 27 de septiembre de 2020. Esta escalada fue la mayor y la más grave desde la década de 1990.

La guerra de septiembre fue muy diferente de las escaladas anteriores, ya que Armenia y Azerbaiyán utilizaron diferentes tácticas militares en el campo de batalla. Mientras que Armenia utilizó principalmente armas Rusas como el BM-30 Smerch, el sistema de misiles tácticos de alta precisión “Tochka-U”, un misil Scud y otras armas. Junto con las armas Rusas, Azerbaiyán utilizó vehículos aéreos no tripulados modernos contra las fuerzas armenias. Vale la pena señalar que el ejército de Azerbaiyán utilizó principalmente los drones Israili Harop y los turcos Bayraktar TB2. Las tácticas del ejército Azerbaiyano fueron tan efectivas en el campo de batalla que el ejército Armenio sufrió grandes pérdidas de personal y equipo militar. Después de la derrota y la pérdida de posiciones, las fuerzas armenias comenzaron a bombardear las ciudades Azerbaiyanas lejos del frente.

Era muy obvio que Armenia utilizaría todos los medios contra Azerbaiyán para detener las operaciones militares Azerbaiyanas. El 4 de octubre, Armenia lanzó un ataque con misiles contra la planta eléctrica de Mingachevir de Azerbaiyán. Mingachevir es el depósito de agua más grande y su daño puede causar problemas ecológicos y la muerte de muchos civiles.

Cabe destacar específicamente la ciudad de Ganja, porque la ciudad es la segunda más grande y se encuentra a unos 60 km de la línea del frente. El bombardeo de Ganja fue ordenado por el jefe del régimen ocupacional Arayik Harutyunyan. A pesar de un alto el fuego alcanzado en Moscú entre las partes en conflicto, durante las primeras horas del domingo 11 de octubre, las fuerzas Armenias atacaron Ganja utilizando el misil táctico Tochka-U. Como resultado del ataque, al menos nueve civiles, incluidas cuatro mujeres, murieron y 34 resultaron heridos. Cabe señalar que entre el 27 de septiembre y el 11 de octubre, 41 civiles Azerbaiyanos murieron y 205 resultaron heridos.

Ganja se encuentra también en una región muy estratégica, ya que los recursos de gas y petróleo del Caspio se están suministrando a los mercados energéticos internacionales a través de la “Ganja Gap”. Con este fin, el Primer Ministro Armenio Arman Babajanyan ya ha apoyado la idea de que “las Fuerzas Armadas Armenias deben continuar atacando los proyectos occidentales, la infraestructura, los gasoductos y los oleoductos de Azerbaiyán, que cuestan miles de millones de dólares. Este ya es un tema de primera clase ”. Anteriormente, el 6 de octubre de 2020, las fuerzas Armenias dispararon un cohete de racimo al oleoducto BTC. El ataque ocurrió en la región de Yevlakh en Azerbaiyán y el cohete aterrizó a 10 metros del oleoducto BTC. Como resultado, se lanzaron más de 300 bombas de racimo. El oleoducto BTC exporta petróleo del Caspio a Europa sin pasar por Rusia a través de Georgia y Turquía. Este importante proyecto interregional desde el punto de vista geopolítico. Este gasoducto contribuyó a la seguridad económica, política y energética de todas las partes involucradas. Para Azerbaiyán, el BTC es muy importante, ya que abrió una nueva era para el desarrollo del país y fortaleció las relaciones con estados importantes como Israel. El armenio protesta contra la estrecha cooperación entre Israel y Azerbaiyán, pero es un hecho que la cooperación energética entre Azerbaiyán e Israel se ha vuelto vital para la seguridad energética de Israel. Azerbaiyán suministra entre el 40 y el 45 por ciento de la demanda de petróleo de Israel a través del oleoducto BTC.

El bombardeo armenio también amenazó los proyectos de gas natural. Azerbaiyán implementó con éxito el proyecto SGC para suministrar gas del Caspio a Europa. El tramo europeo del oleoducto SGC TAP se completó en un 98%. Cualquier ataque no puede evitar que Azerbaiyán exporte gas al mercado energético Europeo. Hoy, Azerbaiyán es un actor energético importante en la región y el país apoya la seguridad energética de Europa.

En resumen, a pesar del acuerdo de alto el fuego del sábado a las 12 p.m. hora local el 10 de octubre, después de 13 días de guerra, continuó la violación del alto el fuego. El ataque de Ganja, que ocurrió a las 2 a.m. del día siguiente del alto el fuego y todos los casos anteriores mostraron que el alto el fuego es muy frágil y siempre existe un alto riesgo de escalada hacia una guerra directa a gran escala. Ahora el “statu quo” ha cambiado, ya no hay línea de contacto y la comunidad internacional comprende que el conflicto congelado es un grave peligro para la seguridad de la región. Azerbaiyán es un socio energético confiable en la región del Caspio para Occidente, por lo que el país espera una verdadera paz y estabilidad, que solo se pueden lograr sobre la base de los “Principios de Madrid”. La gente de Armenia y Azerbaiyán han sufrido este conflicto de larga duración, y la resolución más rápida del conflicto solo salvará vidas inocentes de ambos países y fortalecerá la seguridad y la prosperidad regional.

Photo Credit: Tasnim News Agency

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí