Herman Chadwick, hermano del destituido exministro del Interior Andrés Chadwick y primo del Presidente Sebastián Piñera, muestra la poca sintonía que persiste en algunos sectores políticos y empresariales por la realidad del país, lo cual detonó el pasado 18 de octubre de 2019 en el denominado estallido social y que este domingo se conmemora un año de las manifestaciones que tuvieron por las cuerdas a las elites chilenas y al Gobierno.

El Sr. Chadwick es socio del estudio jurídico chileno, Chadwick & Cía. Ocupa el cargo de director en varias empresas no relacionadas al Grupo Enel, tales como Inversiones Aguas Metropolitanas y Viña Santa Carolina, empresa vitivinícola chilena. También es Vicepresidente de las Sociedades Concesionarias de Autopistas Intervial Chile S.A., Ruta del Maipo, Ruta del Maule, Ruta del Bosque, Ruta de la Araucanía y Ruta de Los Ríos. Además, es Vicepresidente de Clínica Las Condes.
Adicionalmente, es Presidente del Centro de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comercio de Santiago, asociación que proporciona servicios de arbitraje para solucionar controversias. También es Miembro del Consejo del Centro de Estudios Públicos y Consejero de la Sociedad de Fomento Fabril. El Sr. Chadwick es licenciado en Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Chile. (Biografía publicada en ENEL Chile compañía de la cual es presidente.

En una entrevista a Pulso en el marco del estallido social, el presidente de Enel Chile señala que el país saldrá rasguñado, habrá que reconstruir gran parte de él y habrá que reactivar el comercio y el turismo. Se vienen dos años muy difíciles”.

Sin embargo, concuerda con la apreciación generalizada respecto a que Chile es un país desigual, pero aclara que “no es injusto, porque hay posibilidades de surgir y porque si se miran las cifras de lo que era el país hace 20 o 30 años, versus lo que tenemos hoy, se puede ver que Chile ha caminado por una buena ruta, que por cierto, se puede corregir”.

Eso es lo que hay que hacer, pero sin olvidarse de los niveles de los niveles de pobreza de hacer 30 años contra los actuales, de ingresos de las clases media, de los beneficios de las personas, calidad de vida y la libertad que da tener un automóvil propio. Este país ha avanzado, puede hacerlo mejor, pero no es fácil”, añadió.

En cuanto a su mirada por la desigualdad, Chadwick señala que esta es provocada por “el apremio y angustia de las personas. Pero el asomarse y participar de la vida del consumo trae endeudamiento”.

En ese sentido, menciona queuna gran parte de la clase media que antes no participaba del consumo hoy lo hace, lo que la lleva a cambiar la mirada del país: exigir más, pedir mejores salarios, ayuda a que el endeudamiento funcione. Pero en el fondo, están ya viviendo lo que es una vida del consumo. Otros, a raíz del 18 de octubre y la pandemia han vuelto atrás, y uno nunca tiene que volver atrás. Hay que volver a hacer que se asomen al consumo y que vivan el consumo”.

En cuanto a la presencia de gente que ha comenzado a vivir en la calle, Chadwick señala que la aprecia cuando camina por Santiago, pero insiste en que es necesario “construir viviendas y sacar a la gente de las calles, porque no tienen por qué estar con carpas en las calles, mostrando una imagen mala del país, cuando pueden estar todos ubicados en el lugar”.

Y agrega que en materia de políticas sociales, el país está al debe, pero “no tanto como la gente piensa. Estábamos acostumbrados a políticas sociales para la pobreza, pero se nos olvidaron las dirigidas hacia la clase media. Esa es la deuda”.

El timonel de Enel también blinda al Gobierno que encabeza su primo, ya que sostiene que “ha hecho todo lo que ha podido dentro del aparato antiguo y burocrático que es el Estado. Cuando dicen que el Estado tiene que crecer, yo digo, ¿qué Estado es el que vamos a dejar crecer? ¿La salud y la educación pública son mejores que las privadas? Hay que atraer a jóvenes al Estado, hay mucho que hacer. Tienen que terminar las máquinas políticas de los gobiernos de turno, donde se tranca mucho la administración del Estado”.

Y añade que actualmente el país está dividido entre Gobierno y oposición, por lo que “todo lo que el Gobierno haga jamás la oposición lo va a reconocer, siempre se declara como mal hecho” y apunta directamente a algunos sectores del Ejecutivo a “los que le falta mucha calle”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí