La conmemoración de un año del estallido social del 18 de octubre de 2019 dejó dos iglesias consumidas por la acción de las llamas: Una de ellas fue la parroquia institucional de Carabineros y la otra la de La Asunción, las cuales resultaron completamente dañadas por la acción del fuego que provocaron desconocidos que lanzaron objetos incendiarios en su interior.

De esta forma, durante la tarde un grupo de encapuchados procedió a quemar la Iglesia San Francisco de Borja, la cual momento antes había sido saqueada y los objetos religiosos como también inmobiliario fueron usados como barricadas incendiaras en la zona.

De acuerdo a las imágenes que se han mostrado en las redes sociales, un grupo de individuos abrió la parte posterior de la iglesia, desvalijando su interior y luego procedieron a prenderle fuego.

Sin embargo, Carabineros informó que al menos seis personas fueron detenidas por este hecho, entre los cuales se encuentra una persona que fue arrestada al interior de la iglesia.

Desde las afueras del recinto, un carro lanza aguas buscaba la forma de extinguir el incendio, ayudado por personal de Bomberos. Sin embargo, las llamas se reiniciaron durante la tarde y completaron de destruir el inmueble.

Otra de las iglesias que resultaron dañadas durante esta jornada fue la Parroquia La Asunción, la cual también se vio afectada por el fuego provocados por desconocidos.

Incluso, la aguja que caracteriza este inmueble religioso se desmoronó por la acción de las llamas, las cuales varias compañías de bomberos trataban de controlar sin que se lograra para evitar el daño de la estructura.

Ante estos ataques a templos religiosos, el arzobispo de Santiago, monseñor Celestino Aós, lamentó estos hechos, indicando que “la violencia es mala y quien siembra violencia cosecha destrucción, dolor y muerte”.

Nunca justifiquemos ninguna violencia. Ya hace un año sufrimos un estallido de violencia que nos causó tanto dolor personal y tanta destrucción material que pensábamos habría sido una lección amarga y fuerte”, precisó.

En ese sentido, el religioso mencionó que son los “pobres los más perjudicados. Esperábamos que no se repitieran esas acciones y esas imágenes. Las acciones violentistas y las imágenes vandálicas las padecemos de nuevo hoy. Sentimos la destrucción de nuestros templos y otros bienes públicos, pero sentimos sobre todo el dolo de tantas personas chilenas de paz y generosidad”.

Esas imágenes no solo impactan y duelen en Chile, sino que impactan y duelen en otros países y otras gentes del mundo, especialmente hermanos cristianos. En estos momentos sé el dolor tremendo de los feligreses de la parroquia de la Asunción de la Virgen María, y de la parroquia de Carabineros. Sepan y sientan que estamos unidos a ustedes: no perdamos la fe ni la esperanza: el amor es más fuerte, el amor es más fuerte“, explicó.

Además, se informó de otro incendio en un edificio de la Mutual de Seguridad en La Alameda, principal vía de la ciudad, el cual pudo ser controlado por los bomberos.

También hubo saqueos en un supermercado, una farmacia, una bomba de bencina y una galería comercial, todos en la zona central de la urbe, donde individuos se dedicaron a robar todo tipo de objetos y productos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí