Un grupo de diputados de Chile Vamos presentó un requerimiento ante el Tribunal Constitucional para que declare inconstitucional el proyecto que sanciona el negacionismo, el cual es impulsado por la parlamentaria PC, Carmen Hertz, y que fue aprobada en la Cámara el pasado 22 de septiembre.

El argumento de los legisladores es que la iniciativa coarta la libertad de expresión y que su aprobación en la Cámara no se apegó a las normas de quórum.

En este sentido, la iniciativa vulneraría artículos como el 19 de la Constitución Política, en sus numerales 2, 3, 12 y 26, como también el artículo 69, este último debido a que al proyecto -se señala- se le habrían ingresado modificaciones que no tenían relación directa con su idea matriz.

El grupo de parlamentarios de derecha comprende a Camila Flores (RN), Luis Pardo (RN), Osvaldo Urrutia (UDI) y Francisco Undurraga (Evópoli).

En este sentido, Pardo dijo que “esta es una ley que establecería una censura previa que obligaría a los medios de comunicación a revisar todas las declaraciones, porque además los hace responsables solidariamente de lo que diga una persona en el libre ejercicio de su derecho a opinión y a la libertad de expresión, y por lo tanto, considero que es una ley nefasta desde el punto de vista de los estándares de la libertad de expresión“.

Por su parte, Urrutia agregó que “el derecho a la libertad de expresión nos señala categóricamente que la libertad de opinar, de pensar, la libertad de tener una opinión distinta está claramente señalada en nuestra constitución, por lo que pretender sancionar con cárcel, con pena aflictiva a una persona que piensa distinto, nos parece que tan sólo es anti democrático sino también contrario a los convenios internacionales que ha firmado Chile y que señalan claramente que una persona no puede ser sancionada y menos amenazada con cárcel por pensar en forma distinta”.

En este sentido, Flores precisó que “un sector de la política está empeñado desgraciadamente en ir coartando nuestras libertades, la libertad de expresión, la libertad de conciencia, la libertad de los padres a educar a sus hijos, la libertad de culto, en fin. Nosotros, parlamentarios de Chile Vamos estamos unidos para evitar que nos coarten nuestras libertades”.

Finalmente, Undurraga manifestó que “esto no tiene que ver con amparo a ninguno de los atropellos a los derechos humanos, al contrario, aquí se están atropellando los derechos humanos de muchos chilenos que sienten o piensan distinto, incluso a mí en relación a esta materia, pero si estamos en democracia, tenemos que defender el derecho a que todas y cada una de las personas sean capaces de expresar sus ideas. Las ideas se combaten con ideas y no con penas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí