La Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) aprobó ayer miércoles la declaración sobre la cuestión de las Islas Falklands/Malvinas y reafirmó la necesidad de que los Gobiernos de Argentina y del Reino Unido reanuden “cuanto antes” las negociaciones sobre la disputa de soberanía para encontrar una solución pacífica. Sin embargo esto generó un fuerte contrapunto diplomático entre Buenos Aires y Londres.

De esta manera, según un comunicado de la cancillería argentina, la OEA “renueva el constante apoyo de la región a la cuestión Malvinas y reitera que resolver la disputa de soberanía entre los dos países sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes continúa siendo un tema de permanente interés hemisférico”.

El Gobierno argentino celebró la resolución de la OEA (en realidad la propuesta trasandina sin cambiar ni una coma), tal y como lo anotó el canciller Felipe Solá en su cuenta twitter.

Sin embargo, la observadora de Gran Bretaña ante la OEA pidió la palabra durante la sesión, para objetar la resolución aprobada y lanzó duros cuestionamientos al gobierno de Alberto Fernández en relación a su estrategia diplomática por la recuperación de las Falklands/Malvinas

Wendy Morton destacó que Gran Bretaña se muestra complacida por la cooperación que hay con la Argentina en relación a la apertura de una segunda línea aérea comercial entre las Islas Falklands/Malvinas y el continente, pero luego disparó y aseguró que “lastimosamente Argentina tomó medidas que han obstaculizado esta relación”. Y finalmente lanzó: “Esperamos que Argentina pueda reconsiderar estas decisiones que tomó”.

“Seguiremos firmes en el derecho de Falklands de definir su futuro. El Reino Unido no tiene dudas sobre su soberanía en las islas y las áreas marítimas circundantes y esos derechos están incluidos en la carta de ONU que defiende el derecho de desarrollo económico y social de un pueblo”, concluyó reivindicando la presencia militar en las islas.

Frente a estas declaraciones el vicecanciller Pablo Tettamanti tomó la palabra en la sesión del organismo continental señalando que “nos resulta difícil entender cómo pueden ignorar que hay una disputa desde 1833 que fue la fecha en que el Reino Unido ocupó ilegalmente las Malvinas”.

“No tenemos dudas de la soberanía en Malvinas y los espacios marítimos circundantes. Queremos una buena relación con Gran Bretaña pero las relaciones no van a ser perfectas si no se discute este tema”, añadió.

Por su parte, el Gobierno de las islas Falklands también salió a responder la resolución de la OEA y la posterior declaración del canciller Solá, señalando este jueves en un comunicado que “la Ministra (Wendy) Morton destacó con razón que las acciones tomadas por el Gobierno de Argentina durante el año pasado no solo representan obstáculos para el desarrollo continuo de las Islas Falklands, sino que buscan activamente dañar a nuestra nación y han servido para aumentar el clima de desconfianza y dañar las relaciones bilaterales entre Argentina y el Reino Unido“.

Asimismo, acotan que “es Argentina la que busca colonizar nuestro país, al reclamar repetidamente las islas Falklands a pesar de los deseos claramente expresados ​​de nuestro pueblo. Sin embargo, nunca seremos un enclave aislado en la punta de América del Sur; como mostró nuestro último censo, tenemos una comunidad local vibrante compuesta por personas de más de 60 países diferentes, incluidos los nacidos en Argentina, que han elegido hacer las Islas Falklands su hogar”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí