El diputado de Convergencia Social, Gabriel Boric, encendió las redes sociales al poner en duda la virtud de ser independientes de cara al proceso constituyente.

Esta idea de que ser independiente es señal de virtud per creo que está muy equivocada“, planteó el parlamentario frenteamplista, que llegó algunos años atrás al Congreso con la promesa de cambiar los paradigmas y barrer con la vieja forma de hacer política, pero que ha terminado siendo tan o más “político a la antigua usanza” con afirmaciones como esta.

Peor aún, para intentar destruir el aporte de un independiente (de la orientación que sea) al proceso constituyente, no halló nada mejor que ejemplificarlo de la peor manera: “Lucía Hiriart, Juan Sutil, Ivan Poduje, Horst Paulman, Catlina Pulido por ej son tod@s independientes. ¿Son mejores por eso que un militante de partido cuyas ideas se conocen?“.

Ahondando en sus ideas desde su supuesta aura de superioridad (y obligando a poner en duda sus propias credenciales democráticas), Boric planteó así la necesidad de que no cualquier independiente debería participar en el proceso que debe dar origen a la nueva constitución: “Por supuesto que el proceso constituyente debe incluir a independientes. Pero deben ser personas cuyas ideas sean verificables y coherentes (pienso en dirigentes sociales de base, académic@s, dirigentes sindicales por ej). Además proceso dbe ser participativo en todas sus etapas.”

En suma, poniendo en entredicho, además, la capacidad de la ciudadanía de discernir por sí misma a quienes quiere en la Convención, y no a quienes los partidos políticos (de la tendencia que sean) quieran que estén allí. Para ello, una muestra al cierre en palabras del propio parlamentario: “Partidos debemos poner a disposición nuestras herramientas para que personas q no militan pero que tengan compromiso social y trabajo territorial sean candidatos con ideas verificables ante ciudadanía. Hay que esforzarse x representar mundo mucho amplio q lo hoy son los partidos”.

Posteriormente, en entrevista con Radio ADN salió a aclarar en parte sus dichos, sosteniendo que “no hay una virtud en sí misma en ser independiente (…) No hay una virtud en ser independiente ni un pecado en ser militante de un partidoUno tiene que demostrar qué cree y exponer públicamente sus argumentos de qué va a defender, porque por el solo hecho de ser independiente no significa que va a ser bueno”.

Asimismo, durante la conversación mencionó a figuras como Andrónico Luksic, afirmando que “independiente puede ser cualquier cosa también. Quienes son independientes tienen que expresar también cuales sus convicciones sobre el proceso”.

Aunque no mencionó que al independiente hay que dejarlo expresarse y no ponerle la lápida antes que pueda hacerlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí