El Presidente Sebastián Piñera admitió este domingo que este año, luego del estallido social del 18 de octubre y la pandemia, ha sido el más difícil de su vida, pero afirma que a pesar de estar golpeados como Gobiernoel barco sigue navegando”.

Ha sido el año más difícil de mi vida, pero -y agradezco a Dios que me dio algunas fortalezas- tengo una salud hasta ahora de fierro, una resiliencia… La resiliencia es un concepto físico, cuánto demora un cuerpo golpeado en recuperar su forma… en psicología, cómo resiste una persona los golpes”, admite en una entrevista que publica El Mercurio.

Y agrega que “estamos golpeados, pero el barco sigue navegando y tiene puerto de destino. No vamos a bajar los brazos”.

En cuanto el estallido social del 18-O, el mandatario descartó que haya habido un intento de golpe de Estado y “si alguien lo intentó, no tengo cómo saberlo. El 18 pasó una ola de violencia brutal que causó daño al cuerpo y alma de nuestro país y que hemos combatido con todos los instrumentos que nos otorga la ley”.

E insistió en que “tenemos al frente un enemigo poderoso e implacable que destruyó estaciones del metro, supermercados, centros de distribución con gente adentro, edificios públicos, monumentos históricos, intentaron quemar hospitales. Esos provocaron y ejercieron violencia son enemigos de la paz, de la democracia, son poderosos y lo han mostrado”.

Piñera también rechazó la postura planteada por Benito Baranda respecto a indultar a los detenidos tras el estallido, indicando que en “Chile no hay presos políticos. El Gobierno no toma preso a nadie, protege a la gente a través de su fuerza de orden, detiene a los que están cometiendo actos que pueden ser delictuales”.

Además, insistió en su defensa al director general de Carabineros, Mario Rozas, indicando que “hay un grupo que quiere convencer a los chilenos de que Carabineros es una máquina de cometer abusos y atropellos, eso no es verdad”.

Respecto al plebiscito del 25 de octubre y que dio una apabullante victoria al Apruebo para cambiar la Constitución de 1980, el jefe de Estado señaló que “mi rol como Presidente era garantizar a todos los chilenos un plebiscito ejemplar y que la voz de la gente se expresara de forma transparente, libre”.

Y arremetió con que “hay mucha gente que quiere apropiarse de lo que no le pertenece, el triunfo del Apruebo fue de la ciudadanía, el 80% de los chilenos”.

El Presidente también apuntó a que hay que reducir la incertidumbre sobre el proceso constituyente y “mientras antes avancemos acuerdos en materias básicas, mayor certeza vamos a poder generar”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí