Los abogados del Consejo de Defensa del Estado expresaron su “preocupación” y “desazón” por la designación que hizo el Presidente Sebastián Piñera del exministro de Defensa y exsenador, Alberto Espina, como nuevo abogado consejero del Consejo de Defensa del Estado, debido a que “muestra inequívocamente como un gesto destinado a sepulta la “promesa meritocrática”” de la que tanto habla el Presidente Sebastián Piñera.

A través de un comunicado, los abogado y funcionario del CDE señalan que “nuevamente hacemos presente nuestra preocupación y desazón por la designación de un Consejero para esta institución, desconociendo la carrera funcionaria pero, sobre todo, desatendiendo criterios técnicos en la provisión del cargo”.

Agregan que “esta nueva designación deja en entredicho la consideración de razones técnicas para la elección de los miembros del Consejo y da pie a acrecentar las críticas respecto de la conformación de este organismo”.

Más adelante en el texto indican que esta designación “nos parece a lo menos cuestionable que tal nombramiento recarga en quien fuera recientemente miembro de su equipo político, ello fomenta las aprensiones y reparos de la ciudadanía en orden a que las designaciones se orientan hacia retribuciones de la lealtad política, y no a la selección por méritos, que es la que esta institución exige y merece”.

“Lo anterior denota que este nuevo nombramiento se muestra inequívocamente como un gesto destinado a sepultar la “promesa meritocrática” de la que tanto habla y con la que -como es habitual, en tiempos de campaña se busca conquistar la ilusión y esperanza de los electores”, señala.

Asimismo, consideran como una “gran paradoja que haya sido el propio Presidente en ejercicio quien, en mayo del presente año, quien haya ingresado al Honorable Congreso Nacional un proyecto de ley (Mensaje N° 062-368) destinado a “modernizar” el CDE, al haber detectado deficiencias precisamente en el mecanismo de designación de Consejeros, señalando que era indispensable “asegurar la experticia técnica y el rigor profesional del abogado consejero, lo que salvaguarda la defensa de los intereses del Estado”.

Y añaden que el proyecto indica que “Para la elección del abogado consejero, se debe valorar la experiencia y especialización profesional en el litigio nacional e internacional, la asesoría en asuntos extrajudiciales y en la academia, el prestigio entre sus pares y su compromiso con la profesión; de manera que los mejores talentos puedan contribuir al desarrollo de la institución”.

Sin embargo, exponen que “nada de ellos se visualiza en la reciente designación”.

Finalmente, menciona que la nueva designación de Piñera muestra la “politización de nuestra institución, el desconocimiento del mérito de los profesionales que la conforman y el desdoro del Servicio en el ejercicio de sus funciones y de cara a la ciudadanía”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí