Con la exposición del ministro de Hacienda, Ignacio Briones, la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado dio inició el estudio de la reforma constitucional que permite establecer y regular un segundo 10% de retiro de los fondos previsionales de las AFP. Sin embargo, el Gobierno no claudica en poder impedir que los afiliados saquen sus ahorros metiendo miedo con la cantidad de cuentas que quedarán en cero una vez aprobado esta iniciativa impulsada por la diputada Pamela Jiles y que en la Cámara recibió un amplio apoyo, más que el que obtuvo el primero.

La iniciativa, que cumple su segundo trámite en el Senado, establece la posibilidad de realizar un segundo retiro de hasta el 10% de los fondos acumulados en las cuentas de capitalización individual de cotizaciones obligatorias, estableciendo como máximo un monto de retiro equivalente a 150 UF y un mínimo de 35 UF, es decir entre 4 millones 300 mil y un millón de pesos.

Asimismo, señala que en el evento de que el 10% de los fondos acumulados sea inferior a 35 UF, el afiliado podrá retirar hasta dicho monto. En el caso de que los fondos acumulados en su cuenta de capitalización individual sean inferiores a 35 unidades de fomento, el afiliado podrá retirar la totalidad de los fondos acumulados en dicha cuenta.

La entrega de los fondos se efectuará en una sola cuota y en el plazo máximo de 30 días hábiles contado desde la presentación de la solicitud ante la respectiva administradora de fondos de pensiones.

Durante la sesión, Briones explicó los efectos del primer retiro señalando que al 13 de octubre 9.8 millones de afiliados habían solicitado el retiro de fondos, por un total de 15.854 millones de dólares y que más de 1.9 millones de afiliados agotaron su saldo.

Asimismo, explicó que un eventual segundo retiro del 10% implicaría un monto total de 19 mil millones de dólares y que un total de 2.3 millones retiraría la totalidad del saldo que le quedó después del primer retiro, agregando que como resultado habría cerca de 4 millones de personas quedaría sin saldo en sus cuentas luego de un segundo retiro.

Sin embargo, los senadores que están por respaldar el segundo retiro manifestaron que era necesario hacerlo, puesto que los efectos de la crisis generada por el COVID se han extendido y porque hay muchas personas que no han podido acceder a los beneficios entregados por el Gobierno.

En contrapartida, los parlamentarios que están en contra de la iniciativa utilizaron el mismo argumento usado en el anterior retiro, respecto a que no corresponde legislar este tipo de temas a través de una reforma constitucional pues se trata de atribuciones exclusivas del Presidente.

Asimismo, señalaron que el universo de personas que se verá beneficiado serían trabajadores que han cotizado durante años, por lo que los trabajadores independientes o informales no estarían entre quienes puedan acceder al segundo retiro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí