Japón y Australia alcanzaron un acuerdo para conformar una Alianza militar dirigida a enfrentar la amenaza expansionista de China.

Ambas naciones acordaron los principios básicos para establecer un marco legal que permita a las tropas de los dos países visitar sus territorios y participar en entrenamientos y operaciones conjuntas.

Así lo adelantó el primer ministro japonés, Yoshihide Suga, junto a su homólogo australiano, Scott Morrison, durante una visita de este último a Tokio. Ambos señalaron su acuerdo en la necesidad de “fortalecer aún más la cooperación bilateral en áreas como la seguridad, la defensa y la economía”.

De entrar en vigor, pues todavía debe ser ratificado por los legisladores, éste supondrá el primer pacto de este tipo que Japón suscribe desde el acuerdo sobre el estado de las fuerzas de Estados Unidos de 1960, el cual fundamentó la presencia actual de sus tropas y sus actividades en el territorio y en los alrededores del país.

“Hoy hemos dado un paso especial y grande. Hemos alcanzado un acuerdo básico que será un hito entre los dos países”, afirmó al respecto Morrison, sin entrar en detalles.

Sin nombrar directamente al régimen de Beijing, los dos líderes expresaron “serias preocupaciones” sobre la militarización en los mares del sur y este de China, así como “graves preocupaciones” sobre la situación en Hong Kong. También reafirmaron que “acogieron con satisfacción el compromiso continuo de Estados Unidos con esta región”.

Japón y Australia llevan negociando este acuerdo de defensa desde 2014 para reforzar su cooperación en materia de seguridad de cara a la voracidad de las actividades de China en la región Indo-Pacífico.

Ambos primeros ministros también abordaron asuntos económicos de interés común, apenas dos días después de la firma de la denominado Asociación Económica Integral Regional (RCEP, por sus siglas en inglés), del que ambos forman parte y que crean el mayor acuerdo de libre comercio del mundo.

Cabe destacar que India también ha dado pasos para estrechar relaciones políticas y militares con ambos países, luego que Nueva Delhi invitara formalmente a Australia a ejercicios militares que desarrolla con EE.UU y Japón, algo a lo que se había resistido en años previos para no entorpecer sus siempre complejas relaciones con China, pero que a raíz de los graves incidentes fronterizos ocurridos este 2020, terminó por dejar de lado para reforzar su posición ante el expansionismo chino.

Recelos de China

Este miércoles, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, señaló la inquietud de Beijing por el acuerdo.

“La parte china ha señalado repetidamente que la cooperación entre países relacionados debe conducir a la paz y la estabilidad y mejorar la confianza mutua en la región (…) y no debe apuntar a ningún tercero ni amenazar los intereses del tercero“, dijo Zhao durante una conferencia de prensa regular esta jornada.

Zhao también expresó la “fuerte insatisfacción” de Beijing por la declaración conjunta firmada por Morrison y su homólogo japonés Yoshihide Suga luego de su reunión del martes.

Zhao dijo que “la parte china expresa un fuerte descontento y se opone enérgicamente a las acusaciones irrazonables y la enorme injerencia en los asuntos internos de China expresadas en la declaración conjunta de la reunión de líderes de Australia y Japón“, añadiendo que “los países relacionados deben tener una comprensión clara de la situación, dejar de dañar los intereses soberanos de China y detener sus actos erróneos de interferir en los asuntos internos de China“.

En tanto, el tabloide nacionalista Global Times dijo que Japón y Australia “han sido utilizados como herramientas de Estados Unidos” para atacar a China y advirtió sobre contramedidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí