El jefe de la Agencia Nacional para el Desminado de los Territorios de Azerbaiyán (ANAMA), Gazanfar Ahmédov, señaló que para limpiar de minas todos los territorios de Nagorno Karabaj, ocupados por Armenia y recientemente reintegrados a Bakú, se necesitarán más de diez años.

“Para desactivar las municiones que quedaron sin explotar en los campos de batallas se necesitarán unos cinco o seis años, pero el desminado llevará más tiempo, de 10 a 13 años”, dijo a los periodistas.

Las hostilidades en Nagorno Karabaj, que volvieron a estallar a fines de septiembre pasado y provocaron miles de muertos durante un mes y medio de combates, cesaron el 10 de noviembre gracias a una declaración acordada por los líderes de Armenia, Azerbaiyán y Rusia.

Por acuerdo entre las partes, Rusia envió sus fuerzas de paz a la zona del conflicto, por cinco años en un principio. El despliegue de este contingente, de unos 2.000 efectivos, se lleva a cabo paralelamente a la retirada gradual de fuerzas armenias desde los distritos de Agdam, Kelbecer (Kalbajar) y Lachín, ocupados durante la guerra de 1992-1994.

Las fuerzas de paz rusas ejercerán el control sobre el llamado corredor de Lachín, que conecta a Nagorno Karabaj con Armenia. Esta última, por su parte, se compromete a garantizar el transporte entre Najicheván, el exclave azerbaiyano que se encuentra entre Armenia, Irán y Turquía, y las zonas del oeste de Azerbaiyán.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí