Los senadores de las comisiones unidas de Hacienda y Trabajo conocieron el proyecto enviado por el Gobierno que busca destronar el de la oposición sobre un retiro del 10% de los fondos previsionales de las AFP. Sin embargo, la iniciativa no concita el apoyo que el Ejecutivo buscaba para poder detener el avance del que ya tendría que ser visto por la sala del Senado la próxima semana.

Los alcances de la iniciativa ingresada el jueves por el Gobierno fue entregada por el ministro de Hacienda, Ignacio Briones y la titular de Trabajo y Previsión Social, María José Zaldívar.

Parte de los temas que estuvieron presentes en la sesión telemática fueron la reserva de constitucionalidad que presentará el Ejecutivo al proyecto impulsado por la oposición y que permite un segundo retiro del 10% de los fondos previsionales, las restricciones que pone el mensaje a los cotizantes para retirar sus fondos, el concepto de autopréstamo que estaría en la norma y el plazo de entrega del beneficio.

Retiro único

Acá se busca permitir el retiro de fondos, primero privilegiando el ahorro voluntario, y en el caso de ser estrictamente necesario, hacer uso de fondos obligatorios. A la vez, es importante limitar el daño previsional pensando en una futura pensión, por lo que reducimos el monto del retiro si lo comparamos con el proyecto que están revisando ustedes”, explicó Zaldívar, quien hizo mención a la reforma constitucional para establecer y regular un mecanismo excepcional de retiro de fondos previsionales, en las condiciones que indica.

Este proyecto no tiene lógica de préstamo porque no hay intereses, está pensado en la situación económica actual y no obliga reincorporar todos los fondos retirados, sino los que se alcance a hacer antes de jubilar”, detalló.

Por su parte, el ministro Briones indicó que “esto tiene un costo fiscal en el tiempo para los futuros jubilados. El monto varía porque contempla el reintegro de los montos. Si esto se realiza en el tiempo, no habría costo fiscal. Se habla 2 mil 154 millones de dólares en valor presentes”.

Posición de los senadores

Tras escuchar la exposición, el senador PS, Juan Pablo Letelier, manifestó que “hay ciertos temas planteados como la lógica del préstamo, no me desgastaría en eso porque en ningún caso es el camino (…) El plazo de entrega de los fondos de 60 días, creo que es muy extendido porque la idea es que en diciembre la gente pueda contar con esos dineros. Queremos que no pase más allá de 15 días hábiles”.

Hubiera sido más conveniente hacer una inversión pública. Eso nos dijo ayer el Banco Central. Este mensaje deja afuera de rentas sobre 2 millones y fracción, obliga a retirar primero el Ahorro Previsional Voluntario (APV) y después los fondos obligatorio, pero lo que es grave es que deja fuera a los pensionados”, hizo ver el senador independienteCarlos Bianchi asegurando que “acá estamos ante un autopréstamo”.

El senador PS, Carlos Montes, solicitó antecedentes adicionales. “¿De dónde salen las cifras de remuneraciones de los cotizantes? Se habla de un costo fiscal por pensión básica solidaria. Hay que aclarar que esto es a 30 años. ¿Qué efectos tendrá sobre la demanda agregada?”, consultó.

Hay que entender el contexto con este proyecto y la actitud de brazos caídos del Gobierno en la tramitación del retiro del primer 10%, no fue la mejor. Se llega tarde con la definición. Ahora hay que estudiar esto con calma. El nivel de restricciones que se introducen hace difícil que esto se apruebe”, hizo ver el senador PPD, Ricardo Lagos.

La senadora DC, Carolina Goic, valoró que el Gobierno entre al debate, pero lamentó que se haga recién ahora, indicando que “a nadie le gusta que sean los trabajadores quienes deban hacerse cargo de situaciones muy duras, haciendo uso de sus propios ahorros. Detrás de esto está la exitosa campaña de las AFP”.

Por su parte, el senador RN, José García Ruminot, apeló a las reformas constitucionales que se han presentado y que son iniciativas del Ejecutivo, señalando que “nos preocupa que este sea un segundo retiro y ahora se nos dice que vendrá un tercero. Vamos a terminar desfondando las pensiones y todos van a terminar usando solo la Pensión Básica Solidaria (PBS) Si seguimos aumentando la presión sobre el gasto público, haremos que las pensiones que congelen pensando en los actuales receptores de la PBS”.

En la misma línea, el senador RN, Rodrigo Galilea, mencionó el uso de modificaciones a la Carta Fundamental, precisando que“lo que pasó en el primer retiro fue una situación inédita, muchos pensamos que esto iba parar porque se estaba usando mal un instrumento. Se juró que esto iba a ser una sola vez. Tocar la plata de las pensiones siempre es una mala idea. Tenemos muy poca plata para repartir”.

Finalmente, la senadora UDI, Ena Von Baer, expresó que “si el Gobierno no hubiera presentado este mensaje, se diría que de nuevo estamos de brazos caídos. Quiero agradecer este proyecto. Tenemos dos propuestas que apuntan a lo mismo, pero tienen caminos distintos. Uno de ellos está dentro de la legalidad”.

Proyecto del Gobierno

El proyecto del Ejecutivo establece el derecho a realizar por única vez y de forma excepcional y voluntaria, un retiro para todos los afiliados activos al sistema privado de pensiones, por hasta el 10% de los fondos acumulados en la cuenta de capitalización individual de cotizaciones obligatorias.

Se fija como retiro mínimo la cantidad equivalente a 35 Unidades de Fomento (UF) (un millón de pesos) y máximo a 100 UF (casi tres millones de pesos). Si el saldo acumulado es inferior a la cifra mínima, se autoriza el retiro de la totalidad de fondos.

Todos los afiliados activos tendrán acceso a este derecho, quedando limitado únicamente para:

a)         Personas que a la fecha de solicitar el retiro tengan cotizaciones previsionales declaradas en el mes inmediatamente anterior a la solicitud y cuyas remuneraciones sean iguales o superiores a 100 UF.

b)        Las personas cuyas rentas o remuneraciones se regulen de conformidad al artículo 38 bis de la Constitución Política de la República.

Para efectos de solicitar el retiro, el afiliado deberá presentar la solicitud ante la Administradora de Fondos de Pensiones (AFP) correspondiente, debiendo suscribir una declaración jurada respecto de no encontrarse en alguna de las situaciones antes descritas, pudiendo en todo caso la Administradora verificar su veracidad.

La entrega de los fondos se realizará en dos parcialidades, la primera en un plazo de 60 días hábiles desde la fecha de presentación de solicitud y, el segundo, en un plazo de 10 días hábiles desde el primer pago. Estos periodos son máximos, permitiendo proteger la estabilidad de los fondos y precaver perjuicios a los ahorros de todos los afiliados, sea que ejerzan el derecho a retiro o no.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí