El exministro del Interior, Víctor Pérez, aseguró este domingo no arrepentirse de haber apoyado a Carabineros en un momento de amplio cuestionamiento por su actuar tras el estallido social, admitiendo que hay funcionarios policiales que son enviados a las calles al control de orden público sin tener la expertise y especialización, como también que la institución no estaba preparada para enfrentar una violencia como la ocurrida tras las revueltas del 18 de octubre de 2019.

En entrevista con La Tercera, el exjefe de Gabinete señala que “sabía que respaldar a Carabineros, una de las cosas que hice permanentemente durante estos tres meses, iba a tener un costo político, pero creía que era de justicia”.

Pérez también sostiene que es una institución “que se ve sometida a la violencia inusitada que tiene el país y que no estaba preparada para enfrentarla, no hay duda que comete errores y situaciones que ojalá nunca hubieran sucedido, pero quienes hoy lo apuntan no hicieron nada”.

Y agrega que “Carabineros trabaja con un gran sentido del deber, pero con las limitaciones propias de quienes no están preparados para enfrentar hechos como los que ha debido enfrentar en este momento”.

Asimismo, dijo que hay una persecución a Carabineros, pero añade que “ningún carabinero se levanta hoy para hacerle daño a alguien, pero su falta de expertise y su falta de especialización lo hace cometer errores y quedan desprovistos de toda ayuda estatal”.

En ese sentido, señala que a “Carabineros -digamos- se le envía a la calle a enfrentar el orden público sin estar preparados y hoy tienen que enfrentar a lo menos tres organismos del Estado que lo persiguen con mucha dureza”.

Y explicó que lo anterior se refleja con lo ocurrido con el cabo Zamora, quien está detenido por su responsabilidad en la caída de un adolescente de 16 años al río Mapocho, afirmando que “lo mandaron a la calle a enfrentar el orden público sin mucha preparación y hoy tiene al Consejo de Defensa del Estado, al Ministerio Público, al Instituto de Derechos Humanos, a la Defensoría de la Niñez en contra. Es una cosa muy impactante de desigualdad en el trato. No lo preparan y, además, lo persiguen con mucha dureza”.

En cuanto a la salida del general Mario Rozas y si esto fue una moneda de cambio para que no avanzara la acusación constitucional en su contra, Pérez precisó que eso “forma parte de lo que es la vida política nacional. Desde un principio dije que no iba a salvarme de una acusación constitucional a cambio de un general de Carabineros. Jamás iba a realizar una acción de esta naturaleza, porque además no tendría ningún sentido”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí