La idea de un vacío de poder en el Ejecutivo tras el estallido social que derivó en la realización de un plebiscito para redactar una nueva Constitución está permanentemente en el tapete de la discusión pública, incluso el recurso ante el TC para evitar el avance del proyecto del 10% de los fondos previsionales ha llevado a un grupo de diputados a presentar una Reforma Constitucional para adelantar las elecciones de Presidente de la República, Diputados y Senadores para el próximo 11 de abril del 2021, debido, según argumentan, a la falta de respuestas desde el Gobierno y Parlamento para enfrentar la crisis provocada por la pandemia.

La iniciativa es propuesta por los diputados Jaime Mulet (FRVS) y Rodrigo González (PPD) apoyado por otros parlamentarios como René Alinco (Ind.), Gastón Saavedra (PS) y Marcela Hernando, entre otros.

Mulet aseguró que el proyecto es apoyado por diputados de distintos colores políticos, agregando que se trata de una “reforma constitucional para que haya un cambio profundo en el país dada la situación, la realidad que constatamos y donde quien tiene las principales atribuciones en este país es el Presidente de la República, a nuestro juicio lo mejor que puede hacer es dar un paso al costado”.

En ese sentido, el legislador opositor dijo que tanto el Presidente Sebastián Piñera como el Parlamento no cuentan con un respaldo ciudadano, por lo que “creemos que es necesario que se renueve esa soberanía, lo lógico es que el pueblo pueda elegir un nuevo Presidente o Presidenta y un nuevo Congreso”.

Además, que el hecho de adelantar un proceso electoral “no tiene nada de olor a golpe, sino que todo lo contrario es un acto de patriotismo, es un acto de leer la realidad, es un acto de generosidad, de entender que hoy día la figura del Presidente de la República y también del Parlamento no están siendo una solución para los graves problemas que enfrenta nuestro país, máxime incluso el Presidente manda un requerimiento al Tribunal Constitucional generando un gran revuelo”.

Ante la consulta si este proyecto cuenta con un amplio respaldo, Mulet señaló que al igual que ocurrió con el primer proyecto del 10% no se concitaba mucho apoyo, pero terminó siendo aprobado incluso por el oficialismo.

Recordó después del estallido social de octubre pasado se hicieron propuestas parecidas y “creo que hay que leer muy bien la realidad (…) creemos que el camino es una reforma constitucional, discutida democráticamente votada en quienes se la juegan por una u otra opción”.

Mulet señaló que es necesario preguntarle al país “qué es lo que quiere, que siga el Congreso, quieren que siga el Presidente o prefieren que haya una elección y que se relegitime y que pueda la soberanía popular, que es la dueña del poder político, la que dirima esta situación y al legitimar un Presidente y un Congreso ver cómo salimos adelante, esto es democracia pura y dura”.

Por su parte, el diputado González señaló que “es necesario adelantar las elecciones porque desde la última elección presidencial el Parlamento y el Ejecutivo han perdido legitimidad y representación. La sociedad chilena desde el momento del estallido social y con el resultado del plebiscito ha cuestionado profundamente la institucionalidad política y se requiere un cambio profundo de ella para que represente de verdad, los intereses ciudadanos y dé solución a los problemas profundos de desigualdad, de injusticia, de abusos que existen en nuestra patria”.

El parlamentario opositor añadió que la desconfianza en las instituciones políticas es muy profunda, por lo que “requiere una relegitimación y ese proceso nos parece que debe hacerse de forma simultánea con la elección del futuro poder constituyente, municipales y de gobernadores regionales en abril del próxima año”.

No se trata como muchos han dicho de un golpe blanco ni de votar el poder constituido, sino de relegitimarlo porque hoy día la ciudadanía está descontenta, hay un profundo malestar por lo que sucede, y después del plebiscito hemos tenido episodios que indican que el Gobierno sigue reiterando  la falta de diálogo, la capacidad de escuchar, y de falta de respuesta los problemas de la gente, ello se expresa en el recurso que el Presidente ha presentado ante el tribunal constitucional que es una verdadera provocación”, concluyó.

null

null

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí