Texto escrito por Shahmar Hajiyev, destacado experto en el Centro de Análisis de Relaciones Internacionales con sede en Bakú, traducido desde Euractiv.

Ni la pandemia de COVID-19 ni la guerra de Nagorno-Karabaj pudieron impedir que Azerbaiyán finalizara el proyecto TAP, y el primer gas Azerbaiyano ya se había suministrado a los consumidores europeos, escribe Shahmar Hajiyev.

La región del Caspio, con sus ricos recursos de hidrocarburos, siempre ha atraído y sigue atrayendo la atención internacional. Azerbaiyán inició el Corredor de Gas del Sur (SGC) para exportar gas natural desde el Mar Caspio a los mercados de gas europeos.

El 15 de noviembre de 2020, el Gaseoducto Trans Adriático (TAP), que es el tramo final del SGC, se completó e inició operaciones comerciales.

Cabe subrayar que todos los segmentos del SGC son importantes proyectos de infraestructura energética, que abren nuevas oportunidades no solo para Azerbaiyán, sino también para la región del Caspio para exportar gas natural a los mercados energéticos europeos. 

El gasoducto TAP, con un coste estimado de 4.500 millones de euros, es un nuevo gasoducto de exportación interregional para llevar gas a los consumidores europeos desde el campo de gas en alta mar Shah Deniz 2 en el Mar Caspio (SD2).

El gaseoducto comienza en la frontera turco-griega en Kipoi, conectando Grecia, Albania y termina en el destino final en la parte sur de Italia. La capacidad inicial del gasoducto es de 10 bcm /año de gas y una expansión futura aumentará la capacidad de rendimiento del gasoducto hasta 20 bcm/ año.

El gasoducto entregará 8 bcm / año de gas a Italia y los 2 bcm / año restantes de gas a Grecia y Bulgaria. Los accionistas de TAP son BP (20%), SOCAR de Azerbaiyán (20%), Snam de Italia (20%), Fluxys de Bélgica (19%), Enagas de España (16%) y Axpo, con sede en Suiza (5%).

Como se puede ver, TAP es un megaproyecto energético, que involucra a varios países, empresas energéticas internacionales, así como instituciones financieras como ADB, EBRD y EIB.

El proyecto TAP se convirtió en una realidad gracias a la cooperación de todos los actores involucrados. Es muy importante destacar el papel del Consejo Asesor del Corredor de Gas del Sur, que fue establecido en 2013 por el Presidente de la República de Azerbaiyán.

Uno de los principales objetivos del Consejo Asesor fue la implementación eficiente de todas las medidas relacionadas con el transporte de gas natural azerbaiyano a Europa a lo largo del Corredor Sur de Gas. Se realizaron seis Reuniones Ministeriales del Consejo Asesor del Corredor de Gas del Sur, donde se discutieron todos los aspectos importantes y desafíos del megaproyecto entre las partes involucradas.

El 28 de febrero de 2020, muchos países, empresas de energía e instituciones financieras participaron en la VI Reunión Ministerial del Consejo Asesor del Corredor de Gas del Sur en Bakú.

Cabe destacar especialmente que el Consejo Asesor del Corredor de Gas del Sur fue un paso muy importante hacia la cooperación futura entre los países involucrados.

La Unión Europea está interesada en el suministro de gas natural de la región del Caspio, y las discusiones sobre energía entre Turkmenistán y la UE siempre son una prioridad en la agenda. Para ello, el proyecto SGC tiene un valor estratégico para todo el continente euroasiático.

El 2020 fue un año notable para el gasoducto TAP porque en octubre de 2020, TAP se llenó de gas natural desde la frontera entre Grecia y Turquía hasta la terminal receptora del gasoducto en el sur de Italia.

Finalmente, el 15 de noviembre inició operaciones comerciales el sistema de transporte de gas a través de Grecia, Albania, el Mar Adriático e Italia. Significa que el primer gas natural de SD2 se suministró a Europa.

El SGC con todas sus secciones es un proyecto energético interregional muy importante y un gran logro para Azerbaiyán. El SGC amplió la cooperación económica, política y de seguridad con Turquía, así como estableció sólidas relaciones con socios europeos.

Desde un punto de vista geopolítico, TAP es el primer gasoducto que suministra gas del Caspio a Europa. Teniendo en cuenta la volatilidad de los mercados petroleros, era muy importante para el país ser un exportador neto de gas.

TAP demostró cooperación e integración entre Azerbaiyán, Turquía y los países europeos. Además, el gasoducto contribuye a la seguridad económica, política y energética de todos los actores involucrados.

Para Turquía, la realización del SGC también fue muy importante. El tramo turco del SGC, el gasoducto Trans-Anatolian de gas natural (TANAP), diversificó las fuentes de gas turcas.

El SCG ya ha iniciado 6 bcm de suministro de gas natural para el mercado de gas turco. Para el período comprendido entre enero y julio de 2020, se suministraron 6,3 bcm de gas natural y, a marzo de 2020, Azerbaiyán ocupó el primer lugar en el mercado de gas turco con el 23,45% del suministro de gas del país.

Como se puede ver, Turquía logró disminuir su alta dependencia del suministro de gas utilizando gas de Azerbaiyán. Además, siendo uno de los actores clave del SGC, Turquía está interesada en convertirse en un centro energético para apoyar la seguridad energética de la UE. La cooperación energética entre Turquía y Europa contribuirá positivamente a la cooperación y el diálogo mutuos.

Para Europa, en primer lugar, el gasoducto TAP es una diversificación de fuentes de gas y rutas de suministro. Los suministros de gas de Azerbaiyán llegarán al sudeste, centro y oeste de Europa, y esas regiones tienen una alta dependencia del gas de unos pocos proveedores.

En general, el análisis de los mercados europeos de gas muestra que el consumo de gas de la UE aumentará, por lo que 10 bcm / año de volumen de gas es importante para los consumidores europeos. Además, el Pacto Verde Europeo tiene como objetivo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y el Pacto señala al gas natural como una de las principales fuentes de energía para el futuro.

Otro punto importante es el papel de los interconectores de gas, porque la UE está interesada en desarrollar interconectores de gas natural e invierte en ellos. El gasoducto TAP crea condiciones favorables para que los países respalden la seguridad energética mediante el desarrollo de interconectores de gas.

Por ejemplo, el interconector de gas Grecia – Bulgaria (IGB) conecta Grecia con Bulgaria. Para el sudeste de Europa, TAP puede proporcionar un punto de salida al gasoducto Ionian Adriático (IAP) planificado para conectarse con los mercados de Croacia, Albania, Montenegro y Bosnia y Herzegovina.

Ahora, es muy obvio que TAP es una ruta de transporte directa y rentable hacia los países del sudeste de Europa y más allá.

Finalmente, Azerbaiyán logró enfocarse en objetivos estratégicos implementando una política energética eficiente, y el potencial del país para exportar gas natural a los consumidores europeos está creciendo año tras año.

Ni la pandemia de COVID-19 ni la guerra de Nagorno-Karabaj pudieron impedir que Azerbaiyán finalizara el proyecto TAP, y el primer gas azerbaiyano ya se había suministrado a los consumidores europeos. Es un gran logro de Azerbaiyán completar todas las secciones del proyecto del Corredor de Gas del Sur, que apoyan la integración económica y la seguridad energética.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí