Si bien aún está en discusión, hay una alta probabilidad de que se apruebe la entrega de un nuevo porcentaje de los fondos de las AFP, dinero que muchas personas ven como una opción para invertir en una vivienda. Una decisión muy acertada, si se toman los resguardos adecuados y se cuenta con ahorros previos para completar el pie y evitar posteriores multas. Experto te dice en qué fijarte.

La tendencia es clara: La inminente aprobación de la segunda entrega del 10%, de los fondos de las AFP, generó que la demanda por inmuebles en Internet se disparara. Según cifras de la plataforma Yapo.cl, desde el 11 de noviembre, se generó un aumento del 51% en la demanda de vivienda y las cotizaciones ya superan las 20 mil por día en el sitio.

¿La razón? Así como ocurrió en el primer retiro, la posibilidad de contar con ese capital en la mano ha ayudado a muchas personas a invertir en una vivienda, ya sea ésta su primera propiedad o bien una destinada a la renta.

Si es o no recomendable tomar esta medida, es lo que explica Max Schnitzer, gerente general del Grupo Alpha Inmobiliaria, quien señala que si bien siempre es una buena opción invertir en una propiedad, que sin duda tendrá una buena rentabilidad y plusvalía en el futuro, es necesario ser cauteloso.

El experto asegura que hay que tomar ciertas precauciones, como por ejemplo contar con el dinero suficiente para completar el pie del inmueble, o con el tiempo necesario para juntar ese dinero, que debe llegar a cubrir el 20% del precio de compra. Este porcentaje tiene relación con lo que están exigiendo las instituciones financieras, para otorgar nuevos créditos hipotecarios.

“Si bien es un buen momento para comprar, hay que hacerlo con resguardo, sacar la cuenta de cuánto tiempo demora este proyecto, cuánto tienes para completar el pie y llegar con el 20% del valor de la propiedad. No es conveniente iniciar un proyecto donde no van a poder tener dicho 20% al momento de comprar y pierdan sus ahorros, puesto que las inmobiliarias podrían cobrar multas, cuando no puedan seguir adelante con la compra”, señala.

Otro factor que se debe considerar es que si bien podríamos tener un nuevo auge en las ventas producto del segundo retiro del 10%, esta inyección de dinero impacta sobre el IPC y si este sube, también aumentarán los dividendos y su deuda hipotecaria.

“Si la vivienda es para inversión, revisar bien los contratos de arriendos, puesto que estos se reajustan cada 3 meses por el IPC y antes de cumplirse ese tiempo, el dividendo puede subir y no el arriendo, por lo que el dueño podría no tener el dinero suficiente para pagar la vivienda mensualmente. Una buena estrategia sería hacer los contratos en UF y olvidarse de los reajustes trimestrales”.

Si quieres más información sobre temas inmobiliarios y conseguir asesoría gratuita, puedes ingresar a www.alphaybeta.cl o al Instagram de educación inmobiliaria @grupoalphainmobiliaria. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí