Muchas personas tienen dudas respecto a este modelo de negocio y buscan despejarlas antes de comenzar a invertir. Algunos dieron el primer paso al recibir el 10% de los fondos de las AFP y otros buscan que esto ocurra si se concreta un segundo retiro. Si crees que tus ingresos son muy bajos o que la inversión puede no ser rentable. En esta nota terminamos con los mitos.

La inminencia de un segundo retiro del 10% abrió el apetito de muchas personas, que no han visto mermados sus ingresos durante esta pandemia y buscan poder invertir esos recursos de manera de conseguir rentabilidad a futuro y no perder ese dinero, asegurando así mejores ingresos para la vejez.

Una opción es la de la inversión inmobiliaria, negocio en torno al cual hay muchos mitos aún, por lo que las personas no se atreven a dar este paso. Pero ¿tengo las condiciones para poder invertir en un inmueble que posteriormente pondré en arriendo? ¿Cumplo con los requisitos? ¿Mi renta es suficiente?

Estas son las interrogantes más comunes, que los expertos se han dedicado a ir resolviendo, para dar confianza y ayudar a las personas a dar este paso, que les puede cambiar la vida.

Así lo explica Cristian Martínez, fundador de Crece Inmobiliario,empresa que lleva años asesorando en la inversión inmobiliaria, quien señala que el perfil del Inversionista en Chile va desde un trabajador con renta desde 800.000 líquidos aproximadamente, hasta socios de empresas, los cuales de acuerdo a su capacidad crediticia pueden comprar desde uno a varios departamentos.

Agrega que también existen parejas o matrimonios que compran en conjunto, ya que ciertas instituciones financieras entregan créditos hipotecarios complementando la renta no solamente a matrimonios, sino entre distintas personas, un paso que, a juicio del experto, muestra además cómo ha ido evolucionando nuestra sociedad.

“Existen varios mitos, como que yo no puedo ser inversionista, que no gano lo suficiente, hasta que se necesita todo el dinero para comprar una propiedad. Nosotros como Crece Inmobiliario nos reunimos con cada cliente, los escuchamos y vemos soluciones a la medida de manera de entregarle el traje que realmente necesita cada cliente”.

El especialista señala si, que hay que tener varios aspectos a considerar, para no cometer errores al dar este paso:

– Inmobiliaria: Es importante comprar con una Inmobiliaria que entregue un buen producto y una buena post venta, ya que de lo contrario, todo lo bueno de la inversión luego se torna en un gran dolor de cabeza.

– Proyectos: La ubicación de los proyectos y la tipología de los departamentos, hacen que una propiedad sea más rentable que otra.

– Financiamiento: Acá debemos utilizar de la mejor forma esta herramienta, que nos permite ser inversionista sin tener todos los recursos, sino aprovechando de buena forma el crédito que nos puede otorgar una institución financiera, para lo cual hay que adecuar la estructura financiera para la necesidad de cada cliente.

– Corretaje: No menor es este punto, ya que luego de tener la propiedad debemos saber cómo lo arriendo, a quién se lo arriendo, cómo hago el seguimiento, cuáles son los derechos y deberes de los arrendadores y de los arrendatarios, y lo más importante para el inversionista es hacer un buen filtro en el origen. Para ello se debe contar con experiencia en el rubro.

Segundo retiro del 10%

Cristian Martínez, cree que la inversión inmobiliaria es una muy buena opción para quienes puedan hacer un retiro de un segundo 10% de sus fondos de AFP.

“Hoy en día las inversiones inmobiliarias entregan una rentabilidad anual superior al 5% y si a eso sumamos la plusvalía de las propiedades, podemos llegar a una rentabilidad de un 12% anual, lo que es muy difícil que un instrumento financiero entregue, con un riesgo tan bajo como tener una inversión inmobiliaria. En la última década las propiedades se han valorizado más de un 100%. También en USA tenemos rentabilidades desde el 13%, con un retorno en dólares, y un pie inicial desde los US$30.000”, señala.

Hoy el inversionista inmobiliario puede ser cualquier persona, cumpliendo ciertos requisitos. “En el caso de no tener los recursos para pagar al contado la propiedad, que es lo que nos pasa a la gran mayoría de los chilenos, se debe financiar con un crédito hipotecario, para lo cual las instituciones financieras nos pueden otorgar ese crédito. Hay que considerar que cada institución tiene sus propias políticas crediticias, es decir, ellos establecen los plazos, montos, porcentajes de financiamiento, garantías, etc. Y además cada institución también tiene sus propias tasas crediticias. Estas políticas crediticias, en general, son dinámicas en el tiempo al igual que las tasas que entregan los bancos a sus clientes”.

Para más información puedes ingresar a https://creceinmobiliario.com/    

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí