El documento “Migración Interna en la Región Metropolitana”, basado en datos obtenidos del Censo de Población y Vivienda 2017 del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), reveló que las comunas de Lampa, Colina y Padre Hurtado tienen el mayor atractivo para migrar dentro de esta zona geográfica del país, con una tasa neta de 46,5 personas por cada mil habitantes, en el caso de la primera, y 32,1 para las otras dos.

El análisis elaborado por el equipo del Subdepartamento de Demografía del INE arrojó que, en el otro extremo, las comunas con las menores tasas de migración neta son Santiago y San Pedro, con -51,7 y -43,9 personas por cada mil habitantes, respectivamente, seguidas por Lo Espejo (-14,1).

La migración interna se entiende como el desplazamiento con traslado de residencia habitual desde un lugar de origen a un lugar de destino, ya sea entre regiones o desde una comuna a otra dentro de Chile. Según fue definido durante el último censo de 2017, por lugar de residencia habitual se entiende el lugar en el que la persona ha vivido a lo menos seis meses del último año o tiene intención de permanecer ahí al menos seis meses en el futuro.

De acuerdo con el Censo 2017, un total de 6.132.855 personas se encontraban residiendo en la Región Metropolitana (excluyendo la población menor de cinco años y las personas con región y comuna de residencia ignorada). De ellas, 81,1% son no migrantes (personas que no cambian su comuna de residencia) y 18,9% migrantes y de estos últimos, 230.742 equivalen a la categoría inter-regionales (personas que migraron desde otra región del país), correspondientes a 3,8% del total, y 926.633 (15,1%) cambiaron su comuna de residencia dentro de la RM (migrantes intra-regionales).

Las comunas con una mayor proporción de migrantes inter-regionales son Santiago (14,5%), Providencia (9,5%) y San Pedro (8,3%). En el polo opuesto se ubica Lo Espejo con 1,6% seguida por La Granja, La Pintana, Pedro Aguirre Cerda y San Ramón, todas con una proporción del 1,8% de sus residentes habituales.

En tanto, Lampa (26,9%), San Miguel (26,4%) y Providencia (24,5%) registran la mayor proporción de migrantes intra-regionales, que representan alrededor de un cuarto de su población residente habitual. Melipilla (8,7%), Lo Espejo (9,0%) y Maipú (10,0%) son las comunas con una menor proporción en esta categoría.

Al observar a los migrantes intra-regionales (quienes se mueven desde una comuna a otra dentro de la RM), se aprecia que Providencia, Vitacura y Las Condes reciben a las personas con más años de estudio, con promedios de 16,1, 16 y 15,9 años, respectivamente; mientras que Cerro Navia, San Pedro y La Pintana acogen a las personas que tienen promedios de 10,8, 10,4 y 10,3 respectivamente.

Las comunas de Lampa, San Bernardo y La Pintana reciben el flujo más joven de migrantes intra-regionales, con promedios de edad de 31,8, 31,7 y 30,9 años, respectivamente. Las comunas que reciben un flujo de migrantes intra-regionales con mayor edad son Curacaví y Vitacura (ambas con 37,3 años), y San Pedro (37,1 años).

El estudio de la migración permite obtener insumos relevantes para el diseño, ejecución y evaluación de diversos proyectos de desarrollo a nivel local, e identificar la necesidad de infraestructura, disponibilidad de servicios y el nivel de cobertura de vivienda, salud o educación, los que pueden incrementar o disminuir su demanda a raíz de los movimientos migratorios.

Generalmente, el análisis de la migración interna se realiza comparando la residencia habitual de las personas en dos puntos temporales. En el caso del último censo, se contrastó la residencia habitual al momento del empadronamiento censal (abril de 2017) y la residencia habitual informada hace cinco años atrás respecto de dicho momento (abril de 2012).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí