La energía utilizada en su fabricación es menor que la gastada en un artículo de madera y lo mismo en su transporte, que siempre es más liviano que otro material. Es completamente reciclable, por lo que puede tener una segunda vida y su duración es infinita. Hoy se pueden crear los más insólitos productos con este método de inyección y muchos incluso, han tenido un papel fundamental en la lucha contra el COVID.

El plástico como materia prima ha sido altamente criticado durante los últimos años y su uso se ha disminuido a niveles históricos, en todo el mundo y también en nuestro país.

Sin embargo, este material va más allá de las bolsas y hoy es posible crear productos que duran toda la vida y que además pueden ser reciclados, evitando que estos artículos terminen aumentando la contaminación ambiental y por el contrario, disminuyendo la huella de carbono, considerando que su producción es mucho más fácil y menos contaminante.

Esto se puede lograr con el proceso de inyección de plástico, que además de optimizar los tiempos de producción de la industria, reduce sus costos. Gracias a la increíble tecnología usada en este proceso, hoy en día miles de personas tienen a su alcance infinidad de artículos de plástico.

En este proceso, el cliente presenta una idea, luego se desarrolla un molde, para después crear el artículo deseado, que puede ser desde un vaso, hasta una pieza especial para una cocina o una lavadora, y que pueden durar años o toda la vida.

“Los materiales plásticos requieren menor consumo de energía para su producción. Además, al ser más livianos, permiten ahorro de combustible durante su transporte. Finalmente, una vez transformados en residuos, los plásticos pueden ser reciclados y darles una nueva vida útil, por lo que nunca llegan a ser dañinos para el medioambiente”, explica Giovaninno Baselli Fernández, representante de Bacuplast (https://www.bacuplast.cl/).

Algunas cualidades del plástico que ayudan a cuidar el planeta son:

  • Son ligeros, durables y versátiles, por lo que se les puede dar muchos usos, como por ejemplo crear aislantes eléctricos.
  • Los envases plásticos son prácticamente irrompibles, lo que evita daños en los productos alimenticios, por lo que se pueden crear bandejas de alimentación escolar, vasos, platos y cubiertos.
  • Son higiénicos.
  • Inertes: Los plásticos son químicamente inertes, lo que entrega total seguridad al envasar medicamentos, alimentos y líquidos. 
  • Versátiles: Es posible fabricar hasta los más insólitos artículos a través de la inyección de plástico. Solo hace falta una idea, para poder transformarla en una realidad.

PLÁSTICO Y PANDEMIA

Hoy también es posible ver otro beneficio de los plásticos y es su ayuda en los cuidados ante la pandemia que nos afecta desde principios de este 2020. Es así como es utilizado en protectores faciales, superficies antimicrobianas de fácil limpieza, separadores de ambientes en restaurantes, entre otros artículos.

La empresa Bacuplast fue más allá y fabricó una mascarilla a través del proceso de inyección de plástico, totalmente reutilizable, y que protege de manera eficiente del contagio. También creó un pulsador, que ayuda a tocar superficies, como teclados de cajeros automáticos, pasadores del transporte público, y manillas de puertas, sin tener contacto directo con nuestras manos.

¿Y si la pandemia termina? Todo es reciclable y puede tener una segunda vida.

Para más información sobre estos procesos, puedes ingresar a www.bacuplast.cl

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí