El Banco Central publicó este miércoles el Informe de Política Monetaria (IPoM) de diciembre, en el que destaca que el escenario económico local e internacional sigue determinado por la evolución de la movilidad de las personas y su relación con la pandemia del Covid-19. Además, prevé que el segundo retiro del 10% de los fondos previsionales tendrá un impacto menor que el primero en el consumo.

Asimismo, el Central advierte que el escenario macroeconómico sigue mostrando más incertidumbre que lo usual, con proyecciones muy condicionadas a la evolución de la pandemia y sus efectos en los ingresos de personas y empresas.

En esa línea, señala que la economía ha mejorado tras la fuerte contracción observada en el segundo trimestre, y que las medidas de apoyo a los hogares y al crédito han logrado limitar la amenaza que representaba para el bienestar de la población y la solvencia de las empresas.

Sin embargo, agrega que la evolución menos favorable de las restricciones sanitarias, la lenta recuperación de los rubros más afectados y las huellas que deja la crisis, han incidido negativamente en el dinamismo de la recuperación, afectando no solo la demanda agregada, sino también la capacidad de respuesta de la oferta.

Como consecuencia, indica el informe, la caída de la actividad este año será mayor que lo previsto en septiembre, incluso que el recién anunciado retroceso de la Región Metropolitana a la etapa 2 del plan depaso a pasopuede retrasar en algo el proceso de recuperación de la economía, pero también puede reducir el riesgo de acciones más drásticas a futuro.

Con todo, sostiene que la actividad continuará una senda de recuperación gradual y proyecta que hacia 2022 la economía retomará los niveles de septiembre del 2019. El escenario proyectado considera que la evolución de la pandemia permitirá mantener niveles de movilidad mayores a los de mediados de este año, y que durante 2021 se avanzará en el proceso de vacunación de la población, acorde con lo señalado por las autoridades.

Por otra parte, el escenario del instituto emisor considera que, en lo inmediato, el consumo seguirá siendo impulsado por el retiro de los ahorros previsionales, aunque el impacto del segundo retiro se estima menor al primero.

En parte, esto responde a que la caída de ingresos provocada por la pandemia ya habría sido más que compensada por las medidas previas, y porque los recursos que podrían retirarse se concentran en los quintiles de ingresos más altos.

Además, se agrega que, combinando este efecto con los de la recuperación de los ingresos del trabajo y las transferencias gubernamentales, el consumo privado aumentará en torno a 11% el 2021, después de retroceder cerca de 7% en el 2020.

Asimismo, el IPoM señala que el estímulo fiscal seguirá siendo positivo, acorde con el presupuesto aprobado, y que la economía chilena recibirá un impulso externo algo mayor a lo contemplado previamente, con un precio del cobre que promediará US$ 3,15 en ese lapso. En este contexto, se proyecta que tras una caída estimada entre -6,25 y -5,75% este año, la economía crecerá entre 5,5 y 6,5% en 2021, y entre 3 y 4% en 2022.

En cuanto a la inversión, señala que ésta ha tenido una leve mejoría en lo más reciente, favorecida por la gradual reanudación de obras y faenas, aunque permanece más rezagada que lo anticipado en el último Informe.

Tras caer 13% este año, para el 2021 se proyecta que la formación bruta de capital fijo aumente 7,3%. Esta proyección se encuentra sujeta a grados de incertidumbre más elevados que lo usual. Por un lado, las encuestas de perspectivas, catastros, la evolución del precio del cobre y de los activos financieros dan cuenta de antecedentes mixtos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí