A pesar del aumento del comercio digital, todavía hay muchos adultos que no saben cómo comprar de manera autónoma y segura por internet, necesidad que se intensifica con las restricciones sanitarias. Aquí algunas recomendaciones para apoyarlos.

En el último año el comercio electrónico en Chile aumentó un 214%, según cifras de la Cámara de Comercio de Santiago. Es una tendencia que llegó para quedarse y que nos ayuda a evitar las salidas y desplazamientos mientras todavía nos encontramos en un contexto sanitario complejo. El problema está en que no todos saben cómo comprar online, dilema que enfrentan, principalmente, las personas que aún tienen dificultades para adquirir productos en la web de manera segura, entre ellos, varios son adultos mayores.

De acuerdo a los datos del INE, en Chile, quienes tienen 65 años o más, son 2.260.222 personas y representan el 11,9% del total de la población del país, y se estima que para 2035, aumentará a 3.993.821, lo que equivaldrá al 18,9% del total de los chilenos.

“La pandemia ha acentuado algunos hábitos que todavía eran incipientes entre los chilenos, como la compra a través de plataformas virtuales. Sin embargo, muchas personas de edad avanzada, incluso con acceso a internet, se quedan fuera porque no saben o no se atreven a comprar online. Para avanzar hacia su inclusión digital es clave apoyarlos, de manera que puedan realizar compras seguras sin salir de sus casas, manteniendo el cuidado sanitario”, explicó Leonardo Cerda, gerente de Asuntos Corporativos de Claro.

Cada día está más cerca la Navidad y con ello las compras masivas de regalos. Por ello el ejecutivo entrega algunas recomendaciones para ayudar a personas de edad a acceder al e-commerce de forma fácil y segura.

  1. Acompañamiento. Esto es central desde el inicio hasta final del procedimiento. Muestra disposición y asegúrate que la persona vaya incorporando todas las recomendaciones, para que en la siguiente ocasión pueda hacer sus compras online de forma autónoma y segura. Una de las principales razones para no avanzar en el mundo digital es por temor, por eso sentir la compañía para adquirir confianza es clave para que se conviertan en protagonistas de sus propias acciones virtuales.
  1. Preferir los comercios establecidos. Es mejor empezar la experiencia comprando en lugares conocidos y, en lo posible, que cuenten con un sistema de pago formal. Eviten comprar a través de redes sociales y, en caso que lo hagan, verifiquen bien la cuenta y revisen los comentarios de otros usuarios. Si piden recomendaciones a alguien cercano es aún mejor.
  1. Redes seguras. Es mejor utilizar el internet de la casa o de un lugar que sabemos que es de confianza y evitar las redes de wifi públicas que pueden ser más vulnerables.
  1. No compartir los datos personales ni la contraseña. Hay sitios en los que, antes de comprar, es necesario registrarse, aquí la contraseña es muy importante, no debe incluir fechas o la dirección. Lo recomendable es que contenga letras, números y símbolos, e intentar recordarla, para que no sea necesario anotar en ninguna parte. Y, lo más importante, no se debe compartir con nadie.
  1. Verificar la transacción. Una vez efectuada la compra, revisen el comprobante que debe llegar al correo electrónico y, en paralelo, la transacción en la cuenta bancaria o tarjeta de crédito.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí