Pelotas y Covid: La rosca entre la Salud de Chile y la poderosa Conmebol

La pelea por la realización del partido de semifinales de la Copa Sudamericana entre Coquimbo Unido y Defensa y Justicia parecía prácticamente zanjada por una arrogante Conmebol, pero no contaron con que la Seremi de Salud aplicaría la norma sanitaria nacional contra viento y marea.

1
598

Una guerra abierta se está desarrollando entre las autoridades sanitarias chilenas y la todopoderosa Conmebol, a causa del partido que debían disputar por las semifinales de la Copa Sudamericana Coquimbo Unido y el cuadro argentino de Defensa y Justicia, en una polémica que se ha transformado en una verdadera teleserie.

Todo partió cuando el miércoles 6 el cuadro argentino quiso arribar directamente a  la Región de Coquimbo en un vuelo charter, sin haber pasado por la capital. Pero debido a que en nuestro país solo se puede hacer ingreso por el Aeropuerto Arturo Merino Benítez a causa de la emergencia sanitaria, Defensa y Justicia se acogió a un artículo del reglamento que establece que “los estadios designados por cada club deberán estar ubicados en un eje no superior a 150 km del aeropuerto”, perjudicando a los “Piratas”.

Los “piratas”, resignados, se trasladaron inmediatamente a la capital, y ya ingresaban al Estadio Nacional ayer en la tarde cuando se les comunicó que la Conmebol había suspendido el partido, debido a que tres jugadores del cuadro rioplatense habían dado positivo tras el PCR efectuado a su arribo al país. Como la delegación argentina no tomó medidas de distanciamiento a la espera de conocer los resultados de los exámenes (peor aún, fueron incluso a entrenar al Nacional), la autoridad sanitaria nacional dispuso poner a toda la delegación en cuarentena por ser todos contactos cercanos de los contagiados.

Y aunque el encargado de fútbol del cuadro argentino, Diego Lemme, aseveró anoche que buscarían salir del país, y el médico del club, Javier Lacki, levantaba suspicacias sobre un eventual error en el examen PCR practicado en Chile, las autoridades sanitarias chilenas les dieron un literal portazo en la cara.

El primero en manifestarse fue el intendente metropolitano, Felipe Guevara, quien confirmó que la delegación argentina “no puede salir del país porque sanitariamente no corresponde. Ellos, para salir del país, tendrían que irse en más de un bus al aeropuerto, tendrían que pasar por policía internacional, luego abordar un avión, y todo eso implica contacto con otras persona”.

“Para nosotros, lo principal es cuidar la salud de los chilenos, no tenemos porqué exponer a toda esa cadena de personas del hotel, del aeropuerto, del bus, a contactos con personas que ya sabemos están positivos con coronavirus”, agregó Guevara.

La autoridad insistió en que “no es posible que esas personas puedan pasar por policía internacional. Están unos activos por coronavirus y otros en cuarenta por contacto estrecho por lo que la circulación de ellos no es posible“.

La lápida (aparentemente) final la puso la seremi de Salud Metropolitana, Paula Labra, quien aseguró que “no pueden volver a su país de origen, porque estamos considerando la situación en que se encuentra la RM. Tenemos más de 4 mil casos activos y van en aumento. Tenemos residencias sanitarias para que puedan cumplir con la cuarentena de la mejor manera”.

Acotó además que “yo no sé si este partido lo están programando para la próxima semana con otros jugadores, pero las personas que son contacto estrecho, deben cumplir una cuarentena estricta de 14 días. No pueden salir a jugar, a realizar ninguna actividad. Son 56 personas“.

Cabe recordar que la Conmebol, a menos de dos horas antes del inicio del partido ayer jueves en la tarde, junto con ratificar la suspensión del mismo, precisó que “el partido será disputado el próximo martes 12 de enero en la ciudad de Asunción, en horario y estadio a ser confirmado posteriormente”.

El confinamiento obligado de la delegación de Defensa y Justicia, sin embargo, puso en duda esta nueva fecha, y el cuadro chileno ya estaría preparado para pedir ser declarado ganador por no presentación, en caso que sus rivales no puedan parar una oncena en canchas paraguayas (la Conmebol pide un mínimo de 7 jugadores).

Claro que ante la lentitud de la ANFP en reaccionar -pese a las constantes solicitudes de la dirigencia de Coquimbo Unido, club al que entregaron un tibio respaldo- la pelea parece estar lejos de terminar.

Fue así como medios argentinos informaron durante este viernes que la Conmebol ya estaría analizando quitarle cupos a nuestro país para las siguientes competiciones internacionales, ya que el Ministerio de Salud nacional, a su parecer, no estaría cumpliendo lo pactado para este tipo de encuentros, luego de confirmarse que el cuadro argentino deberán permanecer en nuestro país por 14 días para cumplir con la cuarentena sanitaria. Ello de acuerdo a lo indicado en la cadena trasandina TNT Sports.

Sería una forma in extremis para forzar un cambio de última hora de las autoridades chilenas. Además, se habla de que se habría solicitado apoyo a la embajada argentina en nuestro país para destrabar el regreso de la delegación de Defensa y Justicia. Habrá que ver, finalmente, quien gana el gallito, si se hace respetar la normativa sanitaria (las autoridades locales tienen cero margen en este sentido), y cuál será la reacción final de la Conmebol, que habitualmente amenaza con las penas del infierno cuando las cosas no salen como ellos disponen.

Publicidad

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí