Este lunes el director de la PDI, Héctor Espinosa, se las cantó clarito a los senadores de la Comisión de Seguridad Ciudadana que lo había citado por el operativo en Temucuicui y que terminó con un detective muerto y otros heridos: “Señores, ustedes que hacen las leyes… Lo que muchos han negado, hoy es una realidad (en La Araucanía): Hay violencia, hay crimen organizado” además reclamó con fuerza: “Falta apoyo político, a la PDI le falta apoyo político. La PDI ha dado muestra que es una institución seria”.

Espinosa fue extremadamente claro al decirle a los parlamentarios que: “Yo entiendo que esto hasta hace un tiempo era un tema político policial, pero esto ya se escapó y si no lo queremos reconocer, yo les pediría que por lo menos se interiorizaran mucho más. Yo tengo toda la disposición para entregar mucho más información, mucha evidencia que tenemos, porque estamos a tiempo”, indicó.

Sin duda un balde de agua fría para los senadores que no esperaban esta reacción, que por cierto tiene toda la razón porque hay que decirlo hace mucho tiempo que el Congreso nacional pareciera navegar en un mundo desconectado de la realidad.

Espinosa le explicó a los senadores el operativo que para muchos resultó un fracaso: “No tuvo el impacto esperado a pesar del esfuerzo y compromiso que tuvieron todos y todas las oficiales que participaron (…) No logramos todos los objetivos planificados, tuvimos resultados parciales. Además de perder a uno de los nuestros, y varios integrantes heridos. Una muestra para quienes minimizan el poder de fuego que poseen algunas organizaciones en la zona, así como sus niveles de planificación.El poder de fuego y entrenamiento de quienes atacaron a los funcionarios permite concluir que en la zona existe un grupo de criminales que están organizados y se dedican al tráfico ilícito de drogas, de armas y robo de madera. No toda la comunidad de Temucuicui, sino que un grupo de criminales”. Ante ello, increpó a los legisladores: “Creo necesario recalcar que a partir del 7 de enero del año 2021 se deberá hablar de un antes y un después, porque lo que muchos no creían, señores, ustedes que deben hacer las leyes, lo que muchos han negado, hoy es una realidad: hay violencia, hay crimen organizado, hay droga, hay armas”.A

Además explicó por qué el operativo antidrogas y de allanamiento de armas realizado el jueves en la comunidad mapuche de Temucuicui, en Ercilla, tuvo lugar el mismo día cuando la Justicia daba a conocer el veredicto por el crimen del comunero Camilo Catrillanca, quien residía en la misma. “La eventual asistencia de las comunidades mapuche (al tribunal) podría implicar (que hubiera) un menor número de personas no involucradas en la investigación (en la comunidad) y podía distraer ciertos mecanismos de vigilancia utilizados por los delincuentes”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí