El próximo 7 de febrero los ecuatorianos concurrirán a las urnas.  Renovaran presidencia y congreso.  Si ningún candidato obtuviese mayoría, se llevaría a cabo una segunda vuelta programada para el 11 de abril.  

Culmina el mandato del presidente Lenin Moreno, quien fuera elegido con el apoyo del ex presidente Rafael Correa, pero entre ambos se produjo una fuerte ruptura a muy corto andar.  El presidente Moreno adoptó un rumbo diferente a su antecesor, se separó del ALBA y el partido Alianza País sufrió una división.

El gobierno de Moreno atravesó momentos difíciles, junto a una economía en baja al igual que el resto de Sudamérica, enfrentó fuertes protestas sociales.   En una de esas, ante una movilización indígena, el 7 de octubre del 2019,  tuvo que trasladar el Gobierno a Guayaquil ante la inestabilidad que experimentaba en Quito.  Sin lugar a dudas que en ese momento  las FFAA jugaron un rol protector del Gobierno y de la institucionalidad. 

A las dificultades económicas, Ecuador debió sumar las consecuencias del corona virus, y la recepción de una numerosa migración venezolana.  Los recursos fiscales son insuficientes y el país ha debido negociar un severo programa de apoyo de parte del FMI.  En materia de pandemia, el Ecuador con una población cercana a los 17.5 millones de habitantes –casi como Chile- registra 226.002 contagiados y 14.246 decesos según la Universidad John Hopkins.

En este contexto se desarrollan las elecciones presidenciales a las que concurren 16 candidaturas, (15 varones y una sola mujer) a ellas se podría agregar la del empresario Álvaro Noboa, quien el reciente 7 de enero reitero su postulación,  que ha sufrido reparos de parte de las autoridades electorales.  El tema no está zanjado, pero las autoridades electorales ya han iniciado la impresión de los votos con los 16 iniciales.

El listado completo de los postulantes a la Presidencia del Ecuador. (Consejo Nacional Electiral Ecuador)

Pese a la gran cantidad de candidatos, las encuestas (de muy variado origen, metodología y resultados) tienden a identificar a pocos favoritos.  El estudio del Centro Latinoamericano de Geopolítica, CELAG, dada a conocer a fines del año pasado otorga 36.5% a Andrés Arauz, un 22,9 al empresario Alvaro Noboa, un 21% a Yaku Pérez, candidato del indigenista Pachakutic, y un 13.6% al banquero Guillermo Lasso, candidato del partido social cristiano.  Los demás candidatos obtienen muy pocas preferencias. 

Según el sondeo de Click Report, a un mes de las elecciones un 44% de los votantes no tendrían decidido su voto.  Y Atlas Intel por su parte entregaba un resultado de 45% a favor de Arauz, un 32% para Lasso y un 4.3% para Yaku.  Agrega el estudio los principales problemas del país según la ciudadanía: la economía encabeza con un 39%, seguida por la corrupción con un 15%; el desempleo con un 11% y la salud con un 10%.  

Es innegable que en este escenario la elección se definirá en las ultimas semanas, especialmente una vez se despeje la candidatura de Noboa.  Agreguemos que dada la pandemia, la campaña tiene muy restringido su despliegue presencial por lo que cobran particular importancia las redes sociales y los medios de comunicación.  

Asimismo, existe una fuerte controversia en la Justicia y el Consejo Nacional Electoral, incluida la eventual destitución de 4 consejeros demandado por la Justicia.  No es todo, la impresión de las papeletas electorales ha tenido que interrumpirse al descubrirse errores en datos básicos de candidatos y partidos.  Los partidarios de Noboa amenazan con denunciar la violación de DDHH de las que estaría siendo objeto su candidato.  

De prosperar la candidatura de Noboa,  podría restarle votos a Lasso y de paso, ofrecerse como una alternativa viable para quienes desean impedir el triunfo de Arauz, lo que muchos interpretan seria un retorno del ex presidente Correa.  Cabe agregar que por diversos juicios, el ex presidente no pudo postular a algún cargo, ni tampoco puede residir en el Ecuador.  Inclusive han sido censurados algunos videos de propaganda como recientemente ocurrió en la provincia de Pichincha.

En este contexto, y a un mes de las elecciones, todo indica que habrá segunda vuelta y lo mas probable es que Arauz sea uno de los que pase al ballotage.  Se abre así un escenario donde pueden surgir múltiples alianzas, y muy variadas, de cara a la segunda vuelta.  Si Noboa es el otro que lograse pasar, en principio tendría un campo de alianzas mas cómodo que Arauz.  

En el plano internacional, Ecuador experimenta una numerosa migración venezolana que primero pasa por Colombia.  A ello se agrega la contaminación que provoca el desarrollo del narco trafico tanto en Colombia como en Perú.  Sumemos el virtual cierre de fronteras que provoca el corona virus y el desplome de la economía.  Panorama muy difícil para quien sea el triunfador en las elecciones.  En su giro, el saliente presidente Moreno operó un acercamiento a la Alianza del Pacífico y se incorporó al llamado Grupo de Lima, principal foro anti Maduro en Sudamérica.

Por su parte, las FFAA ecuatorianas, al igual que la mayoría de las FFAA sudamericanas, han adoptado una actitud de no intervención y de garantes de la institucionalidad.  Eso no niega las fuertes discrepancias que en su momento tuvieron con el ex presidente Rafael Correa. 

De mantenerse las actuales circunstancias, lo mas probable es que tengamos segunda vuelta y el proceso electoral se alargue hasta abril. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí