El cierre de locales y comercios históricos es otra de las consecuencias de la pandemia, ahora, la librería insignia Gibert Jeune está cerrando sus puertas, una de las muchas librerías de la capital de Francia que cierran como efecto del Covid-19, informa The Guardian. El cierre será en marzo próximo.

Gibert Jeune una vez atrajo largas colas de estudiantes en busca de libros baratos de segunda mano antes del comienzo de cada año académico; la mayoría de los estudiantes que han estudiado en París habrán visitado la tienda de seis pisos en algún momento para encontrar un libro para su curso. La empresa familiar fue fundada en 1886 y comenzó como una librería a orillas del Sena, expandiéndose rápidamente a varias tiendas en el quinto distrito, vendiendo una mezcla de libros nuevos y usados. Sus toldos de color amarillo brillante a lo largo del Boulevard St Michel se convirtieron en un hito familiar del Barrio Latino, históricamente el barrio literario e intelectual de París, y hogar de la Sorbona.

Las librería insignia Gibert Jeune en Place Saint-Michel, París.

Ahora, con una baja del 60% de las ventas, debido a la pandemia, la tienda más emblemática de la cadena, la 5 Place Saint-Michel, cerrará como parte de un plan de reestructuración, después de que el propietario del edificio decidiera vender. Sigue el movimiento de Boulinier, otra librería muy querida, que se vio obligada a abandonar su ubicación histórica debido al aumento de los alquileres (ahora está en una tienda diferente en la misma calle). Mientras tanto, los bouquinistes centenarios que se encuentran al otro lado de la carretera en los muelles del Sena luchan por sobrevivir .

“Gibert Jeune no está muerto”, dijo De Caix, pero tiene que reinventarse. La primera librería Gibert Jeune, frente a Notre-Dame, se quedará. Actualmente, la empresa está renovando su tienda en el distrito 10, después de que fracasara el proyecto del propietario de una librería independiente para comprarla y convertirla en una “cooperativa de ideas”. Incluso hay planes para abrir al menos cuatro Gibert Jeunes más pequeños, repartidos por toda la ciudad, para abril. En cualquier caso, el futuro no está en el centro turístico, sino en los barrios residenciales, dijo Rodolphe Bazin de Caix, gerente de marketing de Gibert Jeune: “Lo que aprendimos del encierro es que la gente ya no abandona sus áreas. Nos dimos cuenta de que la tienda, que solía ser un destino, ya no sirve para ese propósito. Es nuestro turno de movernos hacia donde está el cliente “.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí