Las vacunas chinas “son eficaces y seguras”, respondió el viernes la diplomacia china, un día después de las declaraciones del presidente francés Emmanuel Macron, criticando la opacidad de los sueros desarrollados en China e incluso sus riesgos frente a las nuevas variantes del coronavirus, reporta un cable de RFI.

“El gobierno chino concede gran importancia a la seguridad y eficacia de las vacunas contra el Covid”, declaró a la prensa el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Wang Wenbin.

“Según los ensayos clínicos de fase 3, está claro que las vacunas chinas son eficaces y seguras”, añadió.

“La comunidad internacional tiene que unirse en lugar de competir en torno a la cuestión de las vacunas”, añadió, en respuesta a una pregunta sobre los comentarios de Macron

“Diplomacia de las vacunas”

Durante un intercambio con el think-tank estadounidense Atlantic Council, el presidente francés dijo el jueves que Pekín había emprendido una “diplomacia de las vacunas” con varios países en desarrollo, pero sin proporcionar información transparente sobre la eficacia de estos productos. Aunque dijo no tener “ninguna información sobre la (vacuna) china”, estimó que la falta de transparencia podría suponer nuevos problemas.

“Esto significa que, a medio y largo plazo, es casi seguro que si esta vacuna no es adecuada, facilitará la aparición de nuevas variantes; no ayudará en absoluto a la situación de los países”, advirtió.

El caso de Manaos

Hasta ahora, China sólo ha aprobado formalmente una de sus vacunas, desarrollada por el laboratorio Sinopharm, que afirma tener una tasa de eficacia del 79%.

Pero Pekín había comenzado el verano pasado a vacunar urgentemente a ciertas poblaciones “de riesgo”, como los diplomáticos y los estudiantes que se desplazan al extranjero.

Además del producto de Sinopharm, otra vacuna del laboratorio Sinovac ha sido probada a gran escala en varios países, entre ellos Brasil, donde se ha registrado una tasa de eficacia global del 50,38%.

“Brasil (…) es probablemente un buen ejemplo de lo que puede ocurrir, con la situación de Manaos: personas infectadas, otras vacunadas y una nueva forma de covid-19”, dijo Macron el jueves.

 El presidente francés, que subrayó “el importantísimo papel de la OMS”, sobre todo en la evaluación de “la eficacia y la toxicidad potencial de las diferentes vacunas contra el covid inicial y sus variantes”, abogó por una ciencia “transparente, pertinente y (…) bajo el control de los mejores investigadores posibles del mundo”.

 “Este no es el caso de la vacuna china en esta etapa. (…) Así que para mí, la eficacia a corto plazo podría ir en detrimento de la eficacia a medio plazo en esta situación”, advirtió.

 China, donde apareció por primera vez el covid-19 a fines de 2019, ha invertido mucho dinero y energía en la producción de vacunas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí