Los líderes de un grupo de trabajo interdepartamental de Turkmenistán, Azerbaiyán y Afganistán acordaron una hoja de ruta tripartita para una cooperación más profunda en el Corredor Lapislázuli, el 16 de enero de 2021 (Mfa.gov.tm, 16 de enero). A la reunión en línea asistieron el vicepresidente del Gabinete de Ministros de Turkmenistán a cargo del sector de transporte y comunicaciones, Bayramgeldi Ovezov; El viceprimer ministro de Azerbaiyán, Shahin Mustafayev; y el presidente en funciones del Banco Central de Afganistán, Ajmal Ahmadi. Al dirigirse a sus colegas, Mustafayev señaló que, sobre la base de la iniciativa presentada por el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, el 2 de julio de 2020, Bakú había preparado la Hoja de ruta para ampliar y profundizar la cooperación entre los tres países participantes en múltiples direcciones (Trend.az, enero 19). Según se informa, la Hoja de ruta ampliará la asociación trilateral en una serie de áreas importantes, como TI, energía, telecomunicaciones, transporte, logística, comercio e inversión. El documento firmado presta especial atención a las cuestiones de la profundización de la coordinación fronteriza y aduanera, con miras a ayudar a eliminar las barreras al transporte de mercancías a lo largo del Corredor Lapis Lazuli (Kaspiyskiy Vestnik, 26 de enero).

El corredor multimodal de lapislázuli este-oeste, que se origina en Afganistán, está compuesto por rutas terrestres que pasan por Turkmenistán, seguidas de conexiones de ferry a través del Caspio hasta Azerbaiyán; desde allí, las mercancías continúan por ferrocarril a Georgia, Turquía y posiblemente a Europa. La concepción del proyecto se remonta a 2012. Durante mucho tiempo, la ruta fue intransitable debido a la insuficiencia de infraestructura y la inestabilidad económica y política de los países miembros. Sin embargo, el acuerdo final se firmó el 15 de noviembre de 2017 (Tolonews.com, 15 de noviembre de 2017). La ceremonia de inauguración del corredor tuvo lugar el 13 de diciembre de 2018 (Ariananews.af, 13 de diciembre de 2018). Sin embargo, el envío de mercancías a lo largo del Corredor Lapis Lazuli se realizó solo esporádicamente en 2019.

(Source: Wikimedia Commons)

Una cumbre en video de los presidentes de los tres países participantes, celebrada el 2 de julio de 2020, dio un impulso significativo a la intensificación de los esfuerzos para desarrollar el Corredor Lapislázuli. Las negociaciones trilaterales asociadas cubrieron cuestiones de implementación práctica del proyecto de transporte, incluida la facilitación de los procedimientos aduaneros para garantizar el movimiento sin obstáculos del flujo de tráfico a lo largo de la ruta (News.az, 8 de julio de 2020).

La decisión de Azerbaiyán de participar en el proyecto Lapislázuli está alineada con su política exterior proactiva para promover la interconectividad regional. Azerbaiyán se beneficia de una posición geopolítica estratégica, que permite a Bakú mejorar la conectividad más amplia de todo el espacio euroasiático (ver EDM, 30 de noviembre de 2017). Para convertirse en uno de los centros de tránsito más grandes de la región, Azerbaiyán está invirtiendo activamente en el sector del transporte, incluida la modernización de los ferrocarriles y el desarrollo de la infraestructura portuaria y aeroportuaria. Según los datos publicados por el Banco Asiático de Desarrollo (BAD), que respalda seis proyectos transregionales de corredores multimodales que pasan por Azerbaiyán, esta inversión combinada respaldada por el BAD se estima en unos 4.600 millones de dólares en valor total en 2012-2021 (Adbh.org , consultado el 10 de febrero de 2021). El propio Azerbaiyán invirtió alrededor de mil millones de dólares para construir dos componentes esenciales del proyecto Lapis Lazuli: el Complejo Portuario de Comercio Marítimo Internacional de Bakú (Alyat) y el Ferrocarril Bakú-Tbilisi-Kars (BTK), a un costo de $ 760 millones y $ 770 millones, respectivamente. (Reconnectingasia.csis.org, consultado el 10 de febrero).

El presidente Ashraf Ghani enfatizó repetidamente la importancia geoeconómica de la ruta del lapislázuli para Afganistán.Como país sin litoral, Afganistán históricamente ha dependido principalmente de Pakistán para su comercio internacional (The Diplomat, 22 de diciembre de 2017). Pero dado que el movimiento de mercancías a través de Pakistán se ha visto obstaculizado por el agravamiento de las relaciones entre Kabul e Islamabad, el Corredor Lapislázuli ha transportado proporciones crecientes de suministros que viajan hacia y desde Afganistán. Utilizando la ruta Lapis Lazuli, la carga procedente de Afganistán llega a Europa en 16 días, mientras que se tarda más de 20 días en llegar a Europa a través del puerto de Karachi (Caspiannews.com, 10 de septiembre de 2020). En consecuencia, el volumen de negocios entre Azerbaiyán y Afganistán aumentó en un 50 por ciento en enero-abril de 2019, año tras año, después de que el Corredor Lapislázuli entró en pleno funcionamiento en el último mes de 2018 (Economy.gov.az, 27 de mayo de 2019) .

Mientras tanto, Turkmenistán, que depende en gran medida de los recursos de hidrocarburos, busca diversificar su economía. En consecuencia, el acuerdo del Corredor Lapislázuli corresponde a las prioridades estratégicas del país. En particular, Turkmenistán financió la construcción del extremo sur del ferrocarril Akina-Andkhoy en territorio afgano (Tdh.gov.tm, 14 de enero de 2021). Con respecto a esto, el presidente de Azerbaiyán, Aliyev, hablando con su homólogo turcomano, Gurbanguly Berdimuhamedov, declaró: “También conozco su política de inversiones [de Turkmenistán] en los países vecinos. Sin esto, sería imposible implementar el proyecto Lapislázuli hoy “. Además, a fines de 2018, Ashgabat firmó un acuerdo con Bakú que permite el intercambio de información preliminar sobre el transporte de carga transfronterizo (President.az, 22 de noviembre de 2018).

El Corredor Lapislázuli es un proyecto de tránsito estratégico crucial para Eurasia central. En primer lugar, para todos los países participantes, este proyecto ofrece la oportunidad de integrar su infraestructura y economías en los corredores de transporte terrestre (por carretera y ferroviario) de Eurasia oriental y occidental más amplios que unen las potencias económicas de Europa y Asia oriental. De manera relacionada, el Corredor promete fortalecer la cooperación regional e impulsar los lazos económicos y culturales mutuos entre Azerbaiyán, Turkmenistán y Afganistán, otorgando dividendos a cada país en forma de un mayor comercio e inversión mutuos. La creciente integración regional y el acceso al gran mercado de la Unión Europea puede ofrecer la oportunidad más prometedora para que estos vecinos euroasiáticos aseguren su futuro económico. A su vez, esto equilibrará o posiblemente incluso reducirá la creciente presencia económica de China en la región. Desde un punto de vista geopolítico, la ruta está destinada principalmente al comercio: su capacidad terrestre para el tránsito de suministros y personal militares está limitada por la neutralidad de Turkmenistán (War on the Rocks, 11 de julio de 2017). A pesar de esto, el proyecto está en línea con los intereses estratégicos de Estados Unidos y sus aliados occidentales, ya que la ruta pasa por alto a sus tres adversarios / rivales regionales más importantes —Rusia, China e Irán— y conecta la región sin litoral con Europa. No es una coincidencia que la firma de la hoja de ruta trilateral para la cooperación en el Corredor Lapislázuli el pasado mes de enero se produjera solo unos días después de la visita a la región del representante especial de Estados Unidos para la reconciliación de Afganistán, el embajador Zalmay Khalilzad. Durante su viaje, Khalilzad alentó deliberadamente los proyectos y planes preexistentes para ampliar la conectividad regional, el comercio y el desarrollo, que, argumentó, pueden reforzar y ayudar a sostener un acuerdo de paz afgano (Af.usembassy.gov, 5 de enero de 2021).

Texto escrito por:Naghi Ahmadov y traducido de: Jamestown Foundation

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí