Luego de semanas tensionadas con la insistencia del Ministerio de Educación de volver a clases el 1 de marzo y el rechazo del Colegio de Profesores ante el temor de rebrotes del Coronavirus, este martes se realizó una reunión entre el Gobierno y el Magisterio para poder subsanar las dificultades que entrampaban el regreso a las aulas, acogiéndose gran parte de las propuestas planteadas por los docentes.

Luego del encuentro, el Presidente Sebastián Piñera dijo que el retorno a las aulas será de forma voluntaria, gradual, flexible y segura, por lo que se no puede obligar a ningún niño volver a clases. Incluso, añadió que serán los padres lo que decidan enviar o no a su hijo al colegio.

Será voluntario, gradual, flexible y seguro. Qué significa esto voluntario, no va a ser el Presidente ni del Gobierno, ni del Colegio de Profesores, ni ninguna autoridad, sino que los padres y apoderados los que van a decidir libremente cuándo enviar a sus hijos a las escuelas y colegios. Para eso van a requerir el apoyo, la información, de todos los liderazgos”, explicó el jefe de Estado.

En ese sentido, expuso que el regreso será “gradual” y que el inicio del año escolar será el 1 de marzo, continuando “día a día y por etapas, según las circunstancias de cada comunidad escolar, de cada familia, hasta llegar a todos los niños y jóvenes de Chile. Aquí lo importante es que los niños que están preparados vuelvan lo antes posible a clases presencial y lo que no están preparados los preparemos lo antes posible para que puedan también ellos volver”.

En cuanto a la flexibilidad que tendrá, Piñera explicó que “no es algo rígido, ni una camisa de fuerza (…) y va a combinar la presencial con la remota, virtual o a distancia, va a tener distintas modalidades, por ejemplo, en días continuos, alternados, en algunos colegios van a haber alumnos en jornadas matinales, otros alumnos en jornadas vespertinas, se va a ir buscando con flexibilidad mecanismos para establecer flexibilidad de horarios, horarios parciales, ingresos y egresos diferidos, recreo diferidos para lograr compatibilizar el retorno a clases con la protección de la salud”.

Ante eso, el mandatario dijo que se deben cumplir estrictamente con los protocolos sanitarios de parte de los colegios, afirmando que “nuestro Gobierno reconoce el valioso e insustituible rol que cumplen los 250 mil profesoras y profesores en la formación y educación de nuestros niños y jóvenes, apreciamos, valoramos y agradecemos la vocación y compromiso que han mostrado los profesores durante estos años difíciles en el proceso de formar y educar a nuestros niños”.

Asimismo, el Presidente destacó lo planteado por el Colegio de Profesores y el Colegio Médico en cuanto a la “importancia de participación, la consulta a las comunidades escolares, que todos nos sintamos parte de este proceso, porque somos parte de este proceso”.

El proceso de participación al cual he hecho mención se va a llegar a nivel comunal, con mesas de participación, diálogo y colaboración como las que hemos tenido hoy a nivel nacional, las tendremos en todos los niveles, incluyendo los niveles de cada una de las comunas“, precisó.

Finalmente, Piñera apuntó a que los “colegios tienen que estar abiertos y disponibles, es posible que en algunos colegios el 1 de marzo no lleguen alumnos, lo que no puede ocurrir es que lleguen alumnos y los colegios no están preparados para recibirlos”.

La visión del Magisterio

Por su parte, el timonel de los docentes, Carlos Díaz, señaló que se plantearon los puntos que vienen exponiendo desde hace un tiempo para un regreso seguro a las aulas, arguyendo que “todos los que intervinieron, expresaron públicamente frente al Presidente que están absolutamente de acuerdo con lo que el Colegio de Profesores ha señalado”.

En ese sentido, expresó que fue el propio mandatario quien aseguró que se toma como acuerdo que el seguro escolar “incorpore la enfermedad Covid para que en caso de producirse cualquier situación estén absolutamente protegidos”.

Díaz también resaltó que otro punto acordado fue la conformación de mesas de trabajo comunales en donde “las comunidades educativas padres, madres, apoderados, asistentes de la educación, profesores y profesoras, sean las que en definitiva resuelvan el día, la hora y las condiciones en que se vuelve a clases presenciales”.

Sobre este tema, Díaz señaló que es importante este último punto, debido a que no será un decreto el que determine la fecha de retorno, sino que serán “las comunidades escolares en cada una de las comunas y en cada uno de los territorios lo que tendrán, viendo los antecedentes, revisando los protocolos (…) tendrá la posibilidad de fiscalizar y de definir el momento en que efectivamente estos protocolo se cumplan y vean la fecha para el retorno presencial”.

A pesar del humo blanco que se dio en La Moneda, el timonel de los profesores dijo que continuarán fiscalizando para que estos acuerdos se cumplan y no queden en palabras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí