Las cifras de cesantía siguen aumentando, aún falta un porcentaje importante de personas por recibir la vacuna, y el gobierno anunció un rebrote para marzo, que obligó a crear un plan invierno. En marzo además se verán los efectos de los no pagos tras el fin de postergaciones y los gastos aumentan en forma exponencial. Un escenario que obligará a discutir este proyecto, que de no aprobarse, el descontento se verá en las calles en uno de los meses más complejos del año.

Experto señala que escenario económico nos obliga a dar este paso y será una real necesidad“.

“Se te apareció marzo”, rezaba una conocida publicidad que año a año nos recordaba que estábamos frente al mes más complejo del año y que debíamos cumplir con una serie de compromisos financieros, impostergables.

A este panorama habitual, se suma que este año enfrentamos el marzo más difícil de las últimas tres décadas, con una recesión que no termina, un rebrote anunciado por el propio gobierno, y la cesantía oficial, que no refleja los verdaderos índices de pérdida de empleo producto de la pandemia.

Ante esto, la posibilidad de levantar un tercer retiro de fondos de las AFPs, es cada vez más latente y el escenario nos obliga a tomar esta alternativa. Es así que, una vez termine el receso legislativo, se espera que uno de los principales proyectos en agenda sea el nuevo retiro de fondos de pensiones.

¿Qué tan factible es? Para Alberto Gerszencvich, abogado, experto en cobranzas y gerente general de la empresa Remesa, hoy el escenario económico nos obliga a tomar este camino y esta vez será una verdadera necesidad. “El primer retiro fue para pagar deudas y el segundo para regalos de navidad y vacaciones. Este tercero va a ser netamente por necesidad, para enfrentar los meses más difíciles del año”, señala.

“Es una necesidad porque la gente ya quedó cesante, sin ahorro, con deudas y se acabaron las postergaciones, se acabó el Fogape. Hoy este dinero no es para vacaciones, ni para regalos, es para vivir los próximos meses, en que las cuarentenas van a volver. Se vienen gastos importantes, como colegio, patentes de autos. Muchos dejaron de pagar colegios el año pasado y no tendrán para hacerlo este año. Estamos en una segunda ola de la recesión y ni siquiera veremos reorganizaciones ni quiebras, simplemente muchos negocios cerrarán”, agrega.

A esto se suma, que de no ser aprobado, el descontento se manifestará en las calles, en un mes muy complejo con paros anunciados desde antes de su inicio, la celebración del Día de la Mujer y la conmemoración del Día del Joven Combatiente.

¿Qué hacer? El profesional señala que, mientras se espera la resolución de esta nueva solicitud de retiro, es bueno tomar algunas medidas:

–          Pagar las deudas: sin duda es la mejor inversión y aseguramos de esa forma la continuidad de la cadena de pagos. Si yo no pago y el de al lado cierra, luego me tocará a mí.

–          No invertir: no es el momento, es mejor tener el dinero en la cuenta corriente o en un depósito a plazo. Ninguna inversión en estos momentos es segura.

La cobranza es el motor de la empresa: Ejecutar un plan profesional de cobranza, permite a las empresas recuperar las cuentas por cobrar y generar liquidez. Es la manera más efectiva de mantener a flote tu negocio.

Para más información sobre este y otros temas relacionados con cobranza y la economía del país, puedes ingresar a www.remesa.cl

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí