La prensa extranjera ha seguido con atención lo que ha ocurrido en Chile con su exitoso y reconocido proceso e vacunación pero que también ha resaltado la gravedad de lo que está ocurriendo en el país con la agudización de los contagios y los errores y exitismo en que a incurrido la estrategia nacional, cuestión que enfurece a un cada día menos tolerante a la crítica ministro Enrique Paris que -según trascendidos del propio Palacio- su salida del gabinete es inminente.

Este martes, el prestigioso diario británico The Guardian publica un análisis a lo que ha ocurrido en Chile y en Israel, destacando: “El rápido programa de vacunación parece haber inculcado una falsa sensación de seguridad que llevó al país a aliviar las restricciones demasiado pronto sin que la gente se diera cuenta de los riesgos actuales. El país reabrió sus fronteras en noviembre y en enero introdujo permisos para que los chilenos se fueran de vacaciones de verano. Sin controles estrictos sobre las personas que ingresan al país y sin un sistema eficiente de rastreo de contactos, los viajeros pueden haber traído al país infecciones que no fueron detectadas“, sin duda un duro golpe o mejor icho un tiro de gracia para el Gobierno y en particular para el ministro Paris que seguramente hablará e una conspiración internacional en contra de Chile.

A continuación el texto completo de The Guardian:

A medida que los programas de vacunación masiva se afianzan en todo el mundo, algunos países han comenzado a controlar el virus, mientras que otros han seguido luchando. Dos países que han avanzado rápidamente con las inmunizaciones son Israel y Chile, pero a medida que Israel vuelve a una nueva normalidad, Chile se ha hundido nuevamente en el bloqueo. ¿Pueden el Reino Unido y otros países repetir el éxito de Israel y evitar los reveses de Chile?

¿Qué está pasando en Israel?

Israel ha registrado caídas dramáticas en las tasas de infección, admisiones hospitalarias y muertes después de ejecutar la que fue la campaña de vacunación contra Covid más rápida del mundo . El país de 9 millones de personas ha administrado dos inyecciones de la vacuna Pfizer / BioNTech a más de la mitad de su población. La vida cotidiana ha vuelto casi por completo a una situación prepandémica , con tiendas, hoteles, conciertos y cines abiertos de nuevo. Dicho esto, las restricciones aún están vigentes, como la necesidad de máscaras faciales fuera del hogar y los límites para las reuniones en el interior.

Un análisis de Eran Segal, biólogo computacional del Instituto de Ciencia Weizmann de Israel, informó que desde un pico de infecciones en enero, el país había visto caídas diarias del 96% en los casos, del 90% en los pacientes críticamente enfermos y del 85% en las muertes. Según las estadísticas del Ministerio de Salud , las infecciones diarias se han desplomado a cientos, una disminución masiva desde enero, cuando hubo 10,000 infecciones confirmadas por día en un momento dado. El martes, el número total de casos activos fue aproximadamente la mitad de esa cifra.

¿Qué está pasando en Chile?

Chile se encuentra en la envidiable posición de haberse vacunado más rápido que cualquier otro país de las Américas . Más de un tercio de los 18 millones de habitantes del país han recibido al menos una inyección de la vacuna Pfizer / BioNTech o Sinovac Biotech de China. Sin embargo, los casos se han disparado hasta el punto de abrumar al sistema de salud y las estrictas medidas de bloqueo han vuelto a su lugar.

¿Qué salió mal?

El rápido programa de vacunación parece haber inculcado una falsa sensación de seguridad que llevó al país a aliviar las restricciones demasiado pronto sin que la gente se diera cuenta de los riesgos actuales. El país reabrió sus fronteras en noviembre y en enero introdujo permisos para que los chilenos se fueran de vacaciones de verano. Sin controles estrictos sobre las personas que ingresan al país y sin un sistema eficiente de rastreo de contactos, los viajeros pueden haber traído al país infecciones que no fueron detectadas.

El virus habría tenido más posibilidades de propagarse cuando las escuelas reabrieran junto con restaurantes, centros comerciales, casinos, gimnasios e iglesias. Con las tasas de transmisión ahora tan altas en el país, una proporción mucho mayor de la población deberá vacunarse para superar la epidemia.

¿Son los dos países comparables?

El caso de Israel tiene una diferencia clave con el de Chile en que ha administrado exclusivamente la vacuna Pfizer / BioNTech, mientras que Chile está usando inyecciones de Pfizer / BioNTech y Sinovac Biotech. No está claro qué diferencia, si es que hay alguna, puede haber, pero la vacuna Pfizer / BioNTech ha sido una de las de mayor desempeño en los ensayos clínicos. Otras diferencias entre los países, con sociedades y datos demográficos muy diferentes, y posiblemente diferentes variantes de virus en circulación, también pueden hacer que las comparaciones sean engañosas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí